Alarga la vida de tus trajes de surf con estos consejos de conservación

  • 0

Hemos hablado en otras ocasiones de cómo elegir el neopreno ideal para nuestro negocio, por ejemplo para el rafting, y de la importancia que tiene el mantenimiento de las tablas. El traje de surf es una de las principales inversiones en equipamiento que vamos a realizar como empresa, por eso es clave saber cómo deben tratarse y mantenerse para prolongar su vida útil. Ignorar cuáles son los cuidados adecuados tendrá repercusiones nefastas para nuestro negocio, ya que supondrá que haya que renovarlos cada poco tiempo, con el gasto que ello conlleva. Además, nuestros clientes apreciarán que el material que les ofrecemos no se encuentra en las mejores condiciones o que incluso tiene olores desagradables, algo que incidirá negativamente en la imagen que se hagan de nuestra empresa y de nuestros servicios.

Sigue estos consejos prácticos y comprobarás que tus trajes de surf no sólo duran más tiempo, sino que mantienen sus propiedades intactas y el mejor de los aspectos.

New Call-to-action

Lavado con agua dulce

Después de cada uso es imprescindible lavar el traje de surf. Siempre hay que evitar la lavadora, que puede resultar agresiva, y optar por el agua dulce. El agua del mar es rica en sal y también es común que el traje salga de la actividad con arena. Ambas cosas dañan el neopreno, pero además la sal hace el traje más rígido. Si contamos con manguera, aplicar un buen chorro sobre todo el traje es una excelente opción para limpiarlo de forma rápida y efectiva, sobre todo si tenemos varios trajes y no queremos  perder demasiado tiempo en esta tarea. Si no es el caso, bastará con introducir la prenda en la bañera o colocarla debajo de la ducha y enjuagarlo. Las cremalleras del traje de surf deben limpiarse cada vez que se use, y si vamos a estar un tiempo sin usarlo, es recomendable usar un cepillo de dientes para extraer restos de arena.

Secado a la sombra

El sol es uno de los grandes enemigos del neopreno cuando se trata de secarlo. El efecto de los rayos ultravioleta hace que pierda flexibilidad y lo decolora. Lo idóneo es colgarlo del revés en alguna barra horizontal, siempre por la mitad. Si tenemos que recurrir a las perchas, debemos colgarlo también por la mitad, nunca como una camisa porque su peso es mucho mayor y se deformaría. Si contamos con una superficie horizontal, podemos colocarlo extendido e ir girándolo. Cuando esté seco por dentro es el momento de darle la vuelta.

Revisión y guardado

Debemos asegurarnos siempre, antes de guardar el traje, de que éste se encuentre seco por completo, o de lo contrario a humedad lo estropeará. Antes de guardarlo podemos comprobar si ha sufrido alguna rozadura o rotura durante su uso y, si es el caso, repararlo. Ahora, para guardarlo, sí podemos usar perchas, aunque serán perchas anchas para evitar deformaciones en la zona superior. Una buena forma de hacerlo es introduciendo los brazos en su interior y colocando ‘las piernas’ encima de la percha.

‘Empapado’

Si, al cabo de un tiempo, aprecias que el traje de surf ha adquirido un cierto olor desagradable a pesar de que sido lavado varias veces, secado y guardado como se debe hacer, es necesario realizar una labor de mantenimiento adicional. Se trata de lo que se conoce como ‘empapado’; el traje se sumerge en agua limpia y tibia, a la que se añade champú para bebés o un gel específico para el neopreno.

New Call-to-action

Deja un comentario