Accidente de montaña: 10 consejos para tener un accidente en la montaña

  • 0

¿Quieres participar en nuestro Blog? Haz cómo Chus, la gerente de la empresa Locura de Vida, que ha decidido participar en nuestro Blog aportando este divertido artículo.

¡No te lo pierdas!

Hace unos días leía una noticia sobre accidentes de montaña y alguien me dijo “Si parece que lo van buscando, lo tienen que hacer a posta”. Nosotros siempre dando consejos para que la gente sea precavida y no tenga accidentes y resulta que hay un porcentaje de gente que los va buscando. ¿¿¿Será por llevar la contraria, por la emoción de hacer las cosas mal o por el viaje en helicóptero???

En fin… ya que hay personas que quieren hacerlo mal, les vamos a dar unos consejos, para que lo hagan mal del todo, para profesionalizar, y tener garantizado sufrir un accidente de montaña.

  • Ropa y calzado lo más inadecuado posible.
    • Todos conocemos tiendas en las que adquirir material de montaña de forma económica, pero eso nos alejaría de nuestro objetivo, por lo que vamos a elegir una ropa lo más “cuqui” posible pero que no se adapte a la climatología, que sea incomoda y que nos limite en movimientos. Y el calzado, no se nos puede olvidar, lo mejor serán esos zapatos que te pusiste para la boda de tu prima. Si es necesario llevar algún material técnico, no lo lleves.
  • Meteorología adversa.
    • Conoces mil sitios para mirar la meteorología, míralos todos y elige los peores días para salir, los días que haga mal tiempo, pero cuanto más malo, mejor. Mucho viento, niebla, tormentas… todo ayuda.
  • Sal tu solo.
    • Siempre que puedas sal solo a la montaña, y mejor aún si no se lo dices a nadie, no indiques tu itinerario, ni tan siquiera un WhatsApp.
  • Deja el móvil en casa.
    • No cojas tu móvil y si tienes que cogerlo, lo mejor es que lo lleves sin batería. Si por un error lo llevas con batería, haz millones de fotos para subirlas a Instagram al llegar a casa (recuerda que, si las subes en el momento que las haces, alguien puede saber dónde estás), hasta que la agotes.
  • Haz fotos en lugares imposibles.
    • Si eres de los que no ha podido dejar en móvil en casa y te resistes a dejarlo sin batería, intenta hacer las fotos en los lugares más imposibles, a poder ser absurdos, por supuesto, que te pongan en riesgo, al borde de una gran caída, en medio de una tormenta eléctrica o en una corriente de agua.
  • No lleves botiquín.
    • Si llevas botiquín podrías solventar pequeños problemas como una rozadura, por lo que lo vamos a dejar en casa o en el coche, así una tontería se puede convertir en un mal mayor y acercarnos todo lo posible a nuestro objetivo, que es tener un accidente en la montaña.
  • No lleves agua
    • La deshidratación puede hacer que lo pasemos muy mal, y pasarlo mal es garantía de éxito. Si no puedes aguantar sin beber antes de tener un accidente, recuerda que lo mejor es beber de lugares insalubres, sin potabilizar ni filtrar el agua.

  • Elige la ruta que menos se adapte a tus posibilidades.
    • Como ya sabes, en la montaña hay rutas de diferentes niveles, por lo que tienes para elegir. Para tener más posibilidades de tener un accidente, elige siempre la que esté muy por encima de tu nivel, y cuanto más chunga, mejor.
  • No contrates a un guía.
    • Los guías conocen el terreno, los peligros, están preparados ante una situación de riesgo, llevan el material necesario y son capaces de sacarte de un apuro, así que si queremos tener un accidente, lo mejor es no contar con ninguno.
  • No utilices el sentido común.
    • Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos y es lo que vamos a poner en práctica. Si tienes dudas de lo que hacer, escucha a tu sentido común y haz exactamente lo contrario, ya verás que viaje más divertido te espera, en helicóptero con la pierna rota o con la cabeza abierta…

Y ahora en serio, los accidentes de montaña no son ninguna broma. Pueden costarnos la vida y poner en riesgo la de las personas que vengan a rescatarnos, por lo que ten precaución, prepárate, fórmate y utiliza el sentido común.