Arnés: escalada segura para tus clientes

  • 0

El arnés es uno de esos elementos sin los que no se puede concebir el deporte de la escalada. Desde los primeros que usaban los pioneros, hasta los que pueden encontrarse hoy en las tiendas especializadas en la montaña, se ha vivido una espectacular evolución y una enorme diversificación, con modelos que ofrecen grandes prestaciones. Eso sí, ese aumento de la oferta también genera cierta confusión cuando, como empresa, buscamos un arnés de escalada pensando en nuestros clientes y en las actividades que desarrollamos con ellos.

New Call-to-action

Por ello es necesario tener en cuenta unas nociones básicas y una serie de consejos previos a la compra.

¿Qué es lo primero que debemos hacer antes de comprar un arnés de escalada?

Siempre es recomendable acudir a una tienda en la que podamos colgarnos del arnés personalmente. Será la mejor forma de probar su ajuste y lo cómodo que resulta. Debemos fijarnos en cómo distribuye el peso entre las perneras y el cinturón lumbar. Lo que marca esa distribución es distancia que hay entre las cintas que acoplan las perneras al punto de encordamiento inferior. Una vez hecha la comprobación, debemos tener en cuenta que no todos los clientes van a tener la misma fisonomía, por lo que habrá que adquirir varios modelos de diferentes características. El peso y la altura de la persona no es tan determinante como su complexión. La talla correcta para una persona es la que no permite que una mano pase con facilidad entre la pernera y la pierna.

¿Cuándo llega el momento de cambiar el arnés?

La norma general es que un arnés que se usa todos los fines de semana nunca debería usarse durante más de dos años. Los más duraderos son los que ofrecen mayor resistencia, ya que aunque su peso es mayor que en otros, cuentan con encordamientos más robustos.

El rozamiento de la cuerda con el punto de encordamiento inferior es algo que ‘envejece’ un arnés. Si adquirimos uno con recubrimiento especial, con una pieza de PEAD (polietileno de alta densidad) antiabrasión o con tejido balístico de refuerzo, tendremos arnés para más tiempo. Otro factor que afecta a la durabilidad es el material del que están compuestos los puntos de encordamiento; por ejemplo el poliéster soporta más abrasión que la poliamida. El almacenamiento del arnés, que siempre deberá estar seco, debe ser en un lugar en el que no reciba la luz directa del sol y que esté bien ventilado.

¿Cuántos tipos de arnés de escalada existen?

  • Arnés pélvico o de cintura. Se usa no solo para escalada, sino también para el descenso de barrancos y otros deportes relacionados con la montaña. El más recomendable es el que cuenta con un anillo ventral y un punto de encordamiento doble (superior e inferior). Gracias a ello es más seguro y, además, brinda varias opciones de conexión.
  • Arnés de cuerpo completo o integral. Tiene el punto de encordamiento en el pecho. En el caso de caída, todo el cuerpo es el que recibe la fuerza de choque. Son considerados por muchos los más seguros, pero son también los más incómodos porque limitan bastante la movilidad.
  • Arnés de cuerpo completo. Es como el integral, pero se destina a niños hasta los 40 kg. de peso.
  • Arnés torácico o de pecho. Impide el volteo en el caso de producirse una caída y se usa con el arnés pélvico o de cintura. Es recomendable para niños y en el caso de estar escalando con una mochila de peso considerable.

Como empresa debemos asegurarnos de que nuestros clientes realizan la escalada con todo el equipo en perfectas condiciones, preocupándonos por revisarlo periódicamente y asegurándonos de que en cada salida se parte con todo lo necesario para pasar una jornada en la que solo haya que preocuparse por disfrutar. Si, como ocurre en muchas ocasiones, somos nosotros los que vamos a proveer del equipo de escalada, debemos tener claro de qué elementos básicos se compone.

New Call-to-action

¿Qué más equipo de escalada necesitamos? 

  • Pie de gato. Sirve para escalar. Lo ideal es contar con varias tallas, con más números de las más comunes. A la hora de calzarlo, no debe ni quedar demasiado holgado ni apretar demasiado el pie. En el primer caso se corre el riesgo de sufrir resbalones, y en el segundo el rozamiento constante puede provocar dolorosas heridas. Lo ideal es que se ajuste por completo al pie sin forzarlo.
  • Cintas exprés. Cuentan con un mosquetón para pasar por la chapa y otro para pasar la cuerda. Lo idóneo es contar con 12-14 por persona, algunas más cortas y otras más largas (tienen muchas variaciones de tamaño y materiales).A estos materiales hay que sumar el que portará el propio participante en la jornada de escalada deportiva, como una ropa cómoda, elástica y que proteja del frío en invierno, protectores solares para la piel, gafas de sol, etc.
  • Arnés de escalada. Siempre es buena idea contar con varios arneses que sean regulables en las piernas, ya que suelen ir muy bien para los que dan sus primeros pasos en el mundo de la escalada. Se adaptan bien a diferentes tamaños. Aunque existen de muy diversos tipos, los más recomendable son los de hebillas autobloqueantes, debido a que ofrecen la máxima seguridad.
  • Cuerda. Debe ser larga. A la hora de comprar cuerda de escalada, lo más recomendable es que tenga una extensión a partir de los 60-70 metros.
  • Casco. Protege la cabeza de rozaduras e impactos frontales, laterales y posteriores. El casco de escalada también protege de la caída de piedras u otros materiales desde un lugar más elevado al nuestro. En los últimos años han evolucionado mucho en diseño y ventilación, además de ser y cada vez más ligeros y cómodos de llevar durante muchas horas.
  • Bloqueador. Es lo que impide que se produzca una caída hasta el suelo cuando se pierde el equilibrio y el contacto con la pared. El más extendido es el Grigri, conocido también como ‘grillo’, con el que se pueden usar las cuerdas más modernas, de hasta 8,9 mm. Con él siempre hay que tener sujeta la cuerda. Algunos modelos tienen un bloqueo automático, aunque no tenga la cuerda sujetada cuando se da la caída.
  • Cabo de anclaje. Son los encargados de proporcionar sujeción y retención de seguridad en las maniobras en las que el cuerpo del escalador queda colgado. Suele estar fabricado en poliéster o poliamida. A pesar de que son una ayuda, no aseguran una protección total, debido a que, si entran en juego, transmiten gran parte la fuerza de choque al anclaje y al propio escalador.
  • Bolsa de magnesio. En ella se guarda el magnesio, que facilita el agarre en los salientes e impide que las manos se resbalen, sobre todo por la humedad. Éste puede ser sólido o líquido.
  • Mochila. Ligera pero resistente, en ella se guardan el arnés, las cintas, el bloqueador y otros materiales, así como el agua y todo tipo de alimentos sólidos.

A estos materiales hay que sumar el que portará el propio participante en la jornada de escalada deportiva, como una ropa cómoda, elástica y que proteja del frío en invierno, protectores solares para la piel, gafas de sol, etc.

En el mercado se puede encontrar infinidad de modelos de todos los componentes descritos, por eso es nuestra responsabilidad asesorarnos bien y adquirir un equipo que ofrezca garantías. Por último, se debe adquirir siempre material homologado.

¿Por qué incluir un servicio de curso de escalada a la oferta de tu rocódromo?

Si no ofertas un curso de escalada en tu rocódromo, sinceramente estarás ofreciendo un servicio algo cojo y, para colmo, estarás perdiendo una oportunidad única de obtener dinero. Aunque es cierto que muchos de los que se acercan a un rocódromo ya poseen conocimientos en la materia e incluso han salido a la montaña a probar alguna que otra vía, e incluso de grado, abundan los que no poseen experiencia alguna en la roca y andan muy pez en el asunto. Es ahí cuando un curso de escalada puede resultarles muy útil.

¿Te animas a ofrecer un curso de escalada?

De hecho, muchos necesitan que les aleccionen sobre cómo colocar los pies, cómo hacer un ocho–el nudo de escalada más popular y básico para un ascenso seguro–, cómo colocarse el arnés, y, sobre todo, cómo asegurar a sus compañeros y también aprender a calentar correctamente para evitar posibles lesiones. La escalada está repleta de riesgos que únicamente podremos salvar con un buen aprendizaje de la mano de un experto.

De modo que resulta obvio que es preciso realizar un curso para poder dominar todos estos aspectos. Aunque es cierto que algunos de los que se inician lo hacen a través de amigos que ya poseen conocimientos y son curtidos escaladores, pero no todos tienen esta suerte y necesitan una manita como la que puede prestarle tu rocódromo con un curso de escalada.

Cursos de escalada en España

Lo cierto es que en España ya encontramos numerosas salas que ofrecen cursos de escalada a sus usuarios. Así, cuentan con cursos de escalada adaptados a los diferentes niveles de aprendizaje, además de salidas a zonas de boulder o de montaña para poner en práctica lo aprendido en el rocódromo que es, sin duda alguna, la manera de conocer cómo es la auténtica escalada.

Así, encontramos numerosos rocódromos que trabajan este aspecto como la sala The Climb de Madrid. Aunque, por supuesto, no es la única. También podemos hablar de Climbat en Bilbao o BoulderQNK en Cuenca.

Por supuesto, todos estos cursos se ofertan con monitores especializados y el material suele correr de cuenta del alumno. Hablamos del arnés, los pies de gato…, aunque algunos de estos centros posibilitan el alquiler de material. Una interesante opción para aquellos que todavía ignoran si les gustará la práctica de la escalada, ¿verdad?

Por lo tanto, la oferta empieza a ser bastante abundante pues muchos se han percatado del enorme filón que pueden suponer estos cursos de escalada. No en vano, la escalada es un deporte donde el aspecto técnico (encordarse, asegurar, casco, hacer reuniones…) es de vital importancia y, por lo tanto, no podemos caer en el error de pensar que es posible ser autodidacta en la escalada.

En este deporte deben tenerse en cuenta numerosas variables donde puede ir en juego nuestra vida. Así que más que recomendable que se ofrezcan cursos de escalada encaminados a adiestrar a los escaladores e instruirles acerca de las normas básicas de seguridad en un deporte apasionante, pero también muy serio.

New Call-to-action

Deja un comentario