El sandboarding: el famoso snowboard de las dunas

  • 0

¿Conoces el sandboarding? Se trata de un deporte extremo que consiste en el descenso de dunas con tablas al estilo snowboard. Es una práctica que ha crecido en los últimos años pero que aún muchos desconocen. En España, los lugares donde más se practica son: Maspalomas (Islas Canarias), Cabo de Gata (Almería), Tarifa (Cádiz) y en las dunas de Guardamar del Segura (Alicante), aunque es más típico en países como Brasil, Perú, México, Chile, Australia, Ciudad del Cabo o Emiratos Árabes, entre otros.

Para conocer un poco más acerca del sandboardingos contamos, primero de todo, cuál es su origen. Se dice que comenzó a realizarse en los años 80 en Brasil, concretamente, en la isla de Santa Catarina, en Florianópolis. Al parecer, los surfistas empezaron a probar con las dunas los días que no tenían olas. Años más tarde, fue extendiéndose y poniéndose de moda, especialmente, entre los amantes del surf. También se hallan sus inicios en Europa cuando se acababa la temporada de esquí, cuyos aficionados ansiaban encontrar un ‘hábitat’ similar al de la nieve y el snowboard. Incluso también se dice que nació en Estados Unidos en los años 70… Sea como sea, su popularidad ha ido creciendo en los últimos años.

¿Cómo se practica el sandboarding?

Los expertos señalan que las maniobras son parecidas a las del surf pero, por su puesto, sin olas. En su lugar, tendremos dunas de arena.

Se puede llevar a cabo de dos maneras: tumbado sobre la tabla o de pie sobre ésta. La segunda de las opciones es la que más se asemeja a surf sobre las olas del mar.

¿Por qué este deporte de aventura está calificado como extremo?

Por la adrenalina que se experimenta al llevarlo a cabo.

¿Y por qué resulta atractiva la práctica del sandboarding?

Quienes son asiduos a este deporte, destacan los paisajes y el entorno natural en el que se encuentran, normalmente rincones del mundo aislados de la contaminación y del ruido.

Sobre el sandboard en España

Como hemos mencionado anteriormente, en nuestro país existen lugares concretos donde se puede realizar sandboarding. Estamos hablando, principalmente, de Cabo de Gata (Almería), Maspalomas (Gran Canaria), Tarifa (Cádiz) o Guardamar del Segura (Alicante).

¿Qué son los deportes extremos o de riesgo?

El sandboarding, como muchas otras actividades, está incluido dentro de la categoría de deportes extremos. Y es que deportes de riesgo son aquellos que tienen una considerable peligrosidad por las condiciones o situaciones en las que se practican. Además, otra de las características que tienen este tipo de actividades, son, entre otras: que no hay reglas fijas, que no hay horarios concretos y la sensación, por supuesto, de riesgo, de aventura…

Otros deportes que comparten, con el sandboarding, la categoría de ‘extremos’, son los que te exponemos a continuación, que según la revista Life & Style, son los que mayor riesgo conllevan: el paracaidismo, el bungee jumping (lanzarse a muchos metros de altura con tan solo una cuerda atada a los pies), el parkour, el motocross, el alpinismo, el rafting, el rápel, el parapente, el surf y el wingsuiting flying (deslizarse por los cielos con un traje especial para ello).

Contratar un seguro

Por otra parte, por la sensación de adrenalina y satisfacción que proporcionan los deportes de aventura, tanto el sandboarding como el resto de actividades calificadas de ‘extremas’ se realizan con mayor tranquilidad si disponemos de un seguro que cubra todas aquellas situaciones, daños y/o dificultades que puedan surgir. Para ello, podéis consultar el apartado de turismo activo y deportes de aventura de Urquía & Bas y recibir asesoramiento gratuito haciendo click aquí.

Y es que, en deportes extremos como éste, un seguro es fundamental tanto para los aficionados como para las empresas que lo llevan a cabo, ya que ofrece la garantía de responder ante cualquier circunstancia que pueda darse y una cobertura completa para todo aquel que lo practique y que pueda tener un accidente o daño. ¡Con ello, y una buena dosis de prudencia, que la diversión continúe, sobre una tabla o escalando el Everest (si estos tiempos de ‘coronavirus’ nos dejan)!