El hombre que corre hacia atrás: entrevista a Christian López, un “Retrorunner”

  • 0

Hoy hemos preparado un artículo muy especial, y es que hemos entrevistado a un campeón de los pies a la cabeza llamado Christian, aunque posiblemente alguno de vosotros lo conoce como “Retrorunner”.

Christian López posee el Récord Guiness de subir escaleras durante 1 hora y en los 400 m de carrera hacia atrás o retrorunning. Además, ha participado recientemente en el mundial de retrorunning en Bolonia en el que ganó la medalla de bronce en los 400 m., siendo el mejor europeo en esta distancia.

Se ha hecho eco en los medios de comunicación gracias a su tenacidad, su esfuerzo, su dedicación y su lucha diaria en la que ir hacia adelante no está permitido 😉

¡Hoy conocemos a Christian!

¿Qué es el retrorunning?

Antes de nada, explicamos qué es el retrorunning, ya que es una modalidad que en España todavía es muy poco conocida. El retrorunning consiste en correr hacia atrás. En la entrevista, Christian nos explica perfectamente en qué consiste, sus beneficios -que son muchísimos- y cómo practicarla de forma correcta.

Entrevista a Retrorunner: Christian López

  1. Christian, ante todo, es un verdadero placer que nos regales un ratito de tu tiempo y nos concedas esta entrevista. Hemos oído que comenzaste a correr hacia atrás como método para prevenir lesiones, ¿cómo te planteaste ese método al principio de todo? ¿Qué tipo de rutina debías seguir?

¡El placer es mío! ¡Encantado de poder colaborar! Llevaba 7 años compitiendo en el circuito mundial de carreras de subir escaleras o también llamado “Towerrunning” y en una de las carreras hablando con atletas alemanes, me comentaron que hacían retrorunning para compensar la musculatura y prevenir lesiones. Esta práctica me sorprendió tanto que no dudé en llevarlo a cabo, al principio una sesión por semana de unos 20 minutos. Enseguida noté que efectivamente tenía menos molestias en rodillas y caderas, incluso en la espalda.

  1. Correr hacia atrás es complicadísimo… ¿Cuál es la técnica más apropiada? ¿Cuán extendida está esta modalidad en España? ¿Existe alguna carrera en la que se deba correr hacia atrás íntegramente?

La verdad que sí, es una técnica muy compleja que implica tener buena coordinación de brazos y piernas, y en la que se debe lanzar la pierna atrás sin levantar excesivamente el talón y plantar la punta del pie y terminando con el talón para tener una buena base de apoyo al desplazarte hacia atrás.

Es una modalidad que cada vez se está extendiendo más en diversos puntos de España. En el pasado mundial de Bolonia fuimos deportistas de Asturias, Cataluña, País Vasco, Murcia y Castilla-La Mancha, que indica que el retrorunning cada vez cobra mayor interés en nuestro país, aunque queda mucho por hacer para tener una federación propia que respalde carreras de este tipo.

La idea es aunar esfuerzos y dentro de unos años tener competiciones integradas incluso en las carreras del atletismo convencional, lo que puede resultar más atractivo para atletas y espectadores.

  1. Y el panorama fuera de España, ¿cambia mucho o esta modalidad tampoco es muy conocida fuera?

Es radicalmente diferente. Países como Alemania e Italia cuentan con más oportunidades en cuanto a competiciones, lo que favorece la competitividad y la preparación específica. Está mucho más difundido en la cultura de esos países, en las que no se ve tan “raro” correr así. Los beneficios promulgados de esta práctica los han hecho mucho más extensibles a buena parte de la población.

  1. ¿Cuáles podríamos decir que son los beneficios del retrorunning? Por ejemplo, ¿ayuda a adelgazar? ¿Qué diferencia habría con correr normal y correr hacia adelante?

La práctica regular de retrorunning reduce el riesgo de lesiones de espalda, caderas y rodillas, contribuye al fortalecimiento del tren inferior y es una buena alternativa para programas dirigidos a perder peso, ya que quema un 30% más de calorías. Así, una vuelta de carrera hacia atrás a una pista de atletismo de 400 metros equivale a seis vueltas de carrera convencional, incrementa el consumo máximo de oxígeno y ejercita más grupos musculares, en especial los glúteos y musculatura posterior del muslo (isquiosurales). 

La carrera hacia delante supone repetir la misma acción de forma continuada, generando multitud de microimpactos que puede derivar en una lesión a corto o medio plazo, como sucede con los problemas crónicos en las rodillas. En cambio, correr hacia atrás ayuda a equilibrar la musculatura anterior y posterior de las piernas, que refuerza las articulaciones de tobillos y rodillas, reduciendo el riesgo de lesión. Además, muchos atletas apoyan de manera excesiva el talón al entrar el pie en contacto con el suelo, lo que acentúa el riesgo de lesión, mientras que en el retrorunning este hecho no ocurre ya que de manera natural se invierte el apoyo, haciéndolo con el antepié.

Al no tener dependencia visual en la marcha hacia atrás, se desarrollan otros sentidos, como el oído, mejorando el equilibrio y también aumenta la visión periférica. Además, con el retrorunning la zona lumbar permanece más relajada, al activarse de manera más efectiva la musculatura profunda del tronco (transverso abdominal y multífidos), mientras que en la carrera convencional la parte baja de la espalda sufre la mayor parte de la carga. Al correr hacia atrás, se favorece la realineación de las vértebras y se presionan menos los nervios ya que se lleva una postura más erguida, los hombros hacia atrás y la espalda recta.

  1. Sabemos también que conseguiste nada más y nada menos que entrar en el Libro de los Récord Guinness de subir escaleras durante 1 hora. ¿Cómo te planteaste ese reto? ¿Cómo fue esa experiencia?

Al llevar muchos años compitiendo en el circuito mundial de carreras de subir escaleras, me planteé la posibilidad de hacer un reto diferente y en un lugar emblemático del entorno donde suelo entrenar. Entonces pensé, ¿por qué no en el Alcázar de Toledo? Sin pensarlo dos veces, me puse en contacto con la organización de los Guinness World Records para establecer un intento de récord de subida de escaleras.

La dificultad de superar este reto era máxima, ya que el Alcázar cuenta con sólo 8 pisos y 164 escalones del torreón de subida. No me contabilizaba bajar las escaleras, así que tenía que bajar en ascensor para hacer cada subida a la máxima velocidad posible. En total me pidieron hacer al menos 38 subidas en una hora para llegar a los 1000m de altura que era el objetivo, lo que logré superarlo al hacer 41 subidas en total, y subiendo 6765 escalones.

Fue una experiencia increíble al contar con el ánimo de muchos familiares, vecinos, amigos y compañeros en cada piso. La fatiga que llevaba en cada subida no parecía tal ante ese gran apoyo que jamás olvidaré y que me llevaron en volandas hasta la meta. Algo indescriptible.

  1. Por desgracia, casi seguro que más de uno te ha mirado raro alguna vez que otra… ¿Qué les dices a esas personas que no entienden ni valoran lo que haces? ¿Cuál es tu actitud frente a ellos? Y el hecho de ser diabético, ¿cómo te influye en tu día a día?

Como digo siempre: “hagas lo que hagas siempre te van a criticar”. Nunca me he guiado por lo que otros opinen de mí, cada persona ha de enfrentarse a su propio camino y circunstancia, topando con muchas situaciones difíciles, que sólo cada uno sabe.

Una vez hago lo que me gusta, me olvido de todo lo que se pudiera comentar. Ante todo, respeto a aquellos que no entienden esta práctica deportiva o cualquiera otra, prefiero no entrar a discutir con quien no sabe todo el sacrificio que conlleva y la disciplina que requiere encuadrar cada entrenamiento a lo largo del día, y más teniendo en cuenta que soy diabético.

Muchas veces no he podido entrenar en la franja horaria que quería por tener la glucosa en sangre baja o demasiado alta. En esos casos, he tenido que esperar un poco más o postergarlo a otra hora. En las competiciones me levanto muy temprano para controlar y medir la glucosa 3-4 veces antes de la prueba, así evito tener situaciones inesperadas. No obstante, para mí la diabetes es un motivo más para superarme cada día y no un obstáculo, es un estilo de vida que te conduce a un aprendizaje constante.

  1. Ahora nos encantaría que nos hablases de tu experiencia en Bolonia. Nos imaginamos que debió ser increíble, pero si tuvieras que quedarte con algún momento en concreto, ¿con cuál te quedarías y por qué?

Fue una experiencia maravillosa. Ya sólo competir con gente con más de 10 años de práctica provenientes de todo el mundo, me hacía sentir muy orgulloso porque yo sólo llevaba 7 meses practicándolo de forma regular. Mi progresión ha sido tremenda desde finales de 2017 hasta el mundial, casi inimaginable diría yo en un principio, pero basta con crear esa imagen en la mente para que luego tenga lugar en la realidad, como así ocurrió.

Me quedo con el grito de alegría que dio mi madre en cuanto crucé la meta en la prueba de los 400 metros, donde conseguí el bronce. Era un grito de rabia, de euforia a todo el trabajo que hay detrás, y sobre todo por las difíciles situaciones que afronté a nivel de salud. “No eres lo que logras, eres lo que superas”, palabras que tengo grabadas en mi mente cada vez que cruzo la meta.

Tras el mundial de Bolonia, tu siguiente reto fue superar otro récord Guinness…

Después del buen resultado en Bolonia, no me quedé ahí, pues aprovechando mi buen estado de forma me lancé a batir otro récord más, en la prueba que se me dio tan bien en el mundial. Por ello, estuve entrenando fuerte otras 3 semanas más. La verdad que no pudo salir mejor, hice mi mejor marca personal y batiendo el récord con una marca de 1 minuto, 10 segundos y 89 centésimas. Y ya me estoy planteando batir más la próxima temporada.

  1. Miremos un poco al futuro, ¿te has planteado difundir un poco el retrorunning en España? ¿Te gustaría o de momento te centras en otros objetivos? ¿Cuáles son ésos?

Desde que logré el bronce en el mundial, no paro de ponerme en contacto con todo tipo de medios para dar a conocer más este deporte. De hecho, ya han salido reportajes en medios nacionales como Antena 3 y La Sexta, lo que no resulta nada fácil ante la predominancia mediática de otros deportes. Este es un gran paso, pues ya hace que entre la curiosidad por algo nuevo, diferente, que a buen seguro llama la atención de muchos deportistas.

Por otro lado, me encantaría poder organizar carreras de este tipo, además de plantearme la realización de una escuela de retrorunning para fomentar su práctica a edades tempranas y a todo aquel que quiera mejorar su salud o rendimiento deportivo. De momento, es sólo un futuro proyecto que ojalá cuente con el respaldo necesario para su implantación.

  1. Y ahora nos encantaría conocer a Christian, al chico toledano sonriente que hay detrás de esta durísima disciplina. Cuéntanos acerca de ti, lo que tú quieras. ¿Cómo es tu familia, tus amigos, algunos estudios que hayas cursado, si de pequeño dedicarte al deporte entraba en tus planes?… ¡Lo que te salga!

De pequeño siempre estaba en la calle jugando al fútbol o a cualquier juego que surgiera; el caso era no parar (risas). Además, pasaba mucho tiempo jugando con mi abuelo materno, Ernesto, que me influyó en todas mis etapas posteriores. Él me enseñó los valores y actitudes necesarias para afrontar cualquier meta tanto en la vida como en el deporte, teniendo el coraje y valentía para superar las situaciones difíciles. Todo lo que voy consiguiendo se lo debo y dedico completamente a él, el legado humano que me dejó es inmenso y estaré eternamente agradecido.

A partir de ahí, siempre he ido por la rama del deporte hasta ser doctor en Ciencias del Deporte por la Universidad de Castilla-La Mancha. Mi vocación era muy clara desde bien pequeño, y seguiré por este camino para ayudar a que las personas mejoren su calidad de vida, sea cual sea su patología o condición, a través de un estilo de vida inmerso en una actividad física acorde.

Quiero añadir como dato curioso que en 4º de la ESO, mi mejor marca en los 1000m era de 3:50, lejos de las marcas de otros compañeros que bajaban de 3 minutos. No destacaba en la esfera del deporte, hasta que todo cambió cuando mi abuelo se fue de este mundo coincidiendo en esta misma etapa de mi vida. Me propuse entrenar por mi cuenta y sacar buenas notas para dedicárselo a él. Como veis, mi vida sigue estando ligada a la de mi abuelo, mi mayor influyente y motivador en todos los ámbitos.

Además, quiero agradecer enormemente todo el ánimo y apoyo de mi chica Azu, y de mi madre Reme, que viajan conmigo allá donde voy, dejándose lo que haga falta para sentir su presencia. Es realmente grandioso lo que hacen por mí, sin palabras.

Ha sido una gran temporada para mí gracias al apoyo formidable que me han brindado desde la Residencia Santa Paola de Toledo y de la Universidad de Castilla-La Mancha. Por último, quiero agradecer a los vecinos y Ayuntamiento de mi pueblo, Cabañas de la Sagra, porque valoran todo mi esfuerzo, mi lucha diaria, superación, entrega, y es otro impulso más para continuar aspirando a cualquier meta.

  1. Y ya para terminar, ¿qué aconsejas a las personas que quieran comenzar a practicar el retrorunning? A nivel de salud, de seguridad, de dieta, de rutina de trabajo…

Recomiendo practicarlo de forma progresiva. Antes de empezar a correr hacia atrás, se debe andar de esta manera para controlar y automatizar la técnica. En cuanto al lugar más seguro para llevarlo a cabo es en una pista de atletismo, en donde te puedes guiar por las líneas y así evitas girar el cuello a cada lado. Incluso por el mismo césped interior que tienen muchas pistas, es un sitio idóneo. Antes del entrenamiento en sí, siempre doy una vuelta de reconocimiento a la pista corriendo hacia delante por si existiera algún elemento en el suelo que me hiciera tropezar o resbalar, para que la práctica posterior de retrorunning sea completamente segura.

Este tipo de ejercicio físico se ha de combinar con una dieta equilibrada y variada, sin necesidad de suplementación cuando no existe ningún déficit en el organismo. Además, es bueno tener una misma pauta en cuanto a la hora de entrenar, comer y hacer nuestras tareas, a no ser que la exigencia laboral u otros factores nos obliguen a otros horarios. Debemos marcar una rutina que nos ayude a ser disciplinados y comprometidos con lo que hagamos.

Aprovecho la ocasión para pedir colaboración o patrocinio durante esta próxima temporada en la que tengo en mente poder batir unos 10 récords Guinness, junto con carreras de subir escaleras en todo el territorio nacional y terminando con la Red Bull 400, que son los 400m de subida con mayor inclinación del mundo. Cualquier ayuda ya sea en equipación o en apoyo económico sería fundamental para mí. Para ponerse en contacto mi email es christianlr2655@hotmail.com. ¡Muchísimas gracias!

A nosotros la simpatía de Christian nos ha conquistado y, además, hemos tenido la ocasión de descubrir un deporte que no conocíamos del todo y ayudar a difundir esta modalidad de running, cuya práctica es claramente súper beneficiosa en todos los sentidos. ¿Os animáis?