La regulación jurídica del turismo de aventura en España

  • 0

¿Saben tus clientes de paseos ecuestres que están realizando una de las denominadas actividades de riesgo? ¿Los participantes en las inmersiones de buceo que organizas entienden que eso es un deporte de aventura? Al hablar de turismo de aventura en España y regulación jurídica podría ser necesario marcar como punto de partida algo tan peculiar como el que muchos de los usuarios de este tipo de actividades no son del todo conscientes del riesgo que entrañan o de la clasificación deportiva en que se encuadran.

Pese a la popularización del turismo activo y el aumento en nuestro país del número de participantes en actividades de senderismo, barranquismo, buceo, escalada, paseos a caballo, o quads, entre otras, muchos de los usuarios desconocen que se trata de actividades turísticas y empresariales sometidas a unas estrictas normas y exigencias administrativas muy determinadas.

Como empresa, es obligatorio conocer tus responsabilidades relativas a la organización de actividades de turismo activo, según la regulación jurídica.

Turismo de aventura en España: regulación jurídica aplicable

Turismo de aventura en España: regulación jurídica por ámbitos de aplicación

Las prácticas de turismo activo, como actividades de riesgo, están sometidas a distintas normas, que, de forma directa o indirecta, les afectan, generando obligaciones a los responsables de su organización.

Entre los ámbitos de aplicación de la regulación jurídica de turismo de aventura en España podríamos destacar:

  • Normativa laboral.
  • Legislación medioambiental. 
  • Normativa civil.
  • Normativa penal.
  • Leyes de educación.
  • Normativa aplicable al sector turístico.

Se trata de un compendio regulador muy amplio y variado al que los empresarios de la industria deberán prestar atención, para poder llegar con su gestión al nivel de los requisitos de cumplimiento que le imponen.


New Call-to-action

El turismo de aventura en España en la regulación jurídica nacional y autonómica

La Constitución realiza el reparto de competencias entre Estado y Comunidades Autónomas en sus artículos 148 y 149, estableciendo que “la promoción y ordenación del turismo en su ámbito territorial” es competencia de los gobiernos de las Comunidades Autónomas.

Esto significa que existen en España hay más de una decena leyes de turismo distintas que ordenan el territorio, variando ligeramente de región a región (aunque algunas Comunidades no han regulado estas actividades, como es el caso de Madrid o el País Vasco), al tratar temas como:

  • La responsabilidad civil.
  • La necesidad de contratar un seguro de accidentes.
  • La acreditación por la administración del cumplimiento de determinados requisitos por parte de la empresa, de forma previa a su inscripción en el Registro de empresas turísticas.
  • Requisitos aplicables a la selección, almacenamiento, mantenimiento, uso y cuidado de los materiales.
  • Acreditación de titulaciones por el personal de empresas de turismo activo, como pueden ser los monitores de actividades deportivas.

Así, cuando se habla de hostelería, guías turísticos o turismo activo, la regulación jurídica en España carece de homogeneidad. No obstante, algunas Comunidades Autónomas coinciden en haber optado por el Decreto como instrumento que aporta mayor flexibilidad a la hora de regular diferentes aspectos relacionados con el turismo atendiendo a sus especificidades y características concretas.

La situación irregular de la normativa plantea confusión a los responsables de empresas organizadoras de actividades de riesgo, que ven que su gestión se complica al faltar un criterio único de aplicación en todo el territorio nacional.

Además, estas circunstancias son la causa principal de una inseguridad jurídica que, no solo afecta a los usuarios de este tipo de deportes de riesgo, sino también a los empresarios de turismo activo, que corren el riesgo de no asimilarse a la regulación aplicable.

¿Crees que en materia de turismo de aventura en España la regulación jurídica cumple con su fin de proteger a empresas, por ejemplo, contra la injerencia de quienes no son profesionales?  ¿Te parece que las leyes y decretos dan la protección necesaria a los usuarios, por ejemplo, previniendo la falta de certificación de guías y monitores o el mal estado de los materiales?

Asesórate bien antes de empezar cualquier actividad empresarial. Para ello, puedes consultar el servicio de consultoría en turismo activo de UR 2000.

New Call-to-action