La prevención de riesgos laborales en el turismo activo

  • 0

En las actividades de aventura que se desarrollan en el medio natural, tanto los técnicos como los trabajadores se exponen a una serie de riesgos. La seguridad laboral y la prevención de riesgos laborales en el turismo activo es fundamental e ineludible si contamos con una empresa que ofrece actividades deportivas al aire libre.

Las actividades al aire libre se practican en condiciones especiales y requieren de un trabajo físico exigente. Es habitual que se produzcan lesiones posturales, debidas al esfuerzo o causadas por la exposición a condiciones extremas del medio (nieve, sol, viento, etc.).

Así pues, tanto los profesionales como las empresas y otro tipo de entidades, como clubes, asociaciones y federaciones, están obligados a cumplir unas normas para la prevención de riesgos laborales en el turismo activo.


New Call-to-action

Evaluaciones de riesgos y acciones correctoras

Las medidas de prevención de riesgos laborales en el turismo activo las pueden llevar a cabo las empresa o los profesionales autónomos mediante la contratación de un servicio de prevención ajeno. En el pasado, las empresas de actividades deportivas al aire libre no incluían plan de prevención de riesgos, pero actualmente sí, y las evaluaciones de riesgos y acciones correctoras son cada vez más realistas.

Si, como empresa, se toma la decisión de contratar un servicio de prevención ajeno, es fundamental asegurarse de que se efectúa una evaluación de riesgos detallada y se definen las acciones de corrección adecuadas.

Cambio de tendencia

En España, desde mediados de los años 90, la prevención de riesgos laborales en el turismo activo ha pasado de ser una práctica que cada empresa ponía en marcha de forma particular y poco homogénea a convertirse en una prioridad. La razón principal es que en el año 1995 una directiva europea sobre higiene y seguridad en el trabajo se traspuso al ordenamiento jurídico español. Muchas empresas dedicadas al deporte de riesgo y al aire libre la aceptaron como propia, y aplicaron un conjunto de normativas de carácter técnico y jurídico; otras optaron por contratar a otras autorizadas y con especialización en este ámbito para que se encargarse de poner en marcha la política de prevención de riesgos laborales.

Los equipos de protección individual

Emplear las medidas técnicas necesarias para impedir que se produzcan riesgos de accidentes y de daños para el estado de salud de los trabajadores debe ser prioritario para toda empresa. Si las disposiciones colectivas no resultan efectivas, se deben poner en marcha otras adicionales, para disminuir en todo lo posible los factores potenciales de riesgo.

Para ello hay que hacer uso de los Equipos de Protección Individual (EPI). El casco o los arneses de seguridad, en el caso de las actividades de montaña, son buenos ejemplos. La elección correcta de estos materiales, así como su mantenimiento y uso adecuados, son determinantes para que sean efectivos durante el desempeño de la actividad.

Formación en seguridad

En el año 2014 se efectuó la primera formación para profesionales designados como Técnicos en Prevención de Riesgos Laborales de Nivel Básico específicamente en turismo activo. La Asociación Nacional de Empresas de Turismo Activo (ANETA) formó parte de esta iniciativa.

Las certificaciones de seguridad y calidad que se otorgan a las diferentes empresas son un progreso en materia de seguridad, así como también lo es la puesta en marcha de otras formaciones que inciden en la importancia de la prevención y la planificación preventiva de riesgos en el desarrollo de actividades al aire libre.

 

New Call-to-action