Seguro senderismo: qué aspectos se deben tener en cuenta

  • 0

Las empresas que organizan actividades de turismo activo hacen que sus ofertas sean más atractivas ofreciendo junto al alojamiento otras actividades que permitan disfrutar de la naturaleza y del paisaje. Unas de las actividades más practicadas es el senderismo. Vamos a hablar de los seguros necesarios para organizar actividades de este tipo y qué aspectos tener en cuenta.

New Call-to-action

El senderismo consiste en la realización de excursiones a pie por senderos y caminos en un entorno natural. No hay un componente de competición, sino que la finalidad es disfrutar y entrar en contacto con la naturaleza.

En definitiva, el senderismo es una buena mezcla entre deporte y turismo y su nivel de dificultad no suele ser alto, aunque pueden suceder accidentes o situaciones en las que se produzcan daños que se pueden cubrir con un seguro. Un participante en la actividad se puede caer y torcerse un tobillo, por ejemplo, o sufrir un golpe de calor.

Seguro senderismo: la responsabilidad civil de la empresa organizadora

Para proteger a los participantes en la actividad de senderismo y a la empresa organizadora frente a posibles situaciones de daños y perjuicios que se puedan producir es necesario contratar un seguro de responsabilidad civil.

La responsabilidad civil supone la obligación de responder por un daño o perjuicio que se le cause a otra persona, por aplicación del artículo 1902 del Código Civil que establece: “El que por acción u omisión causa un daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, tiene obligación de repararlo”.

Además, el artículo 1903 del Código Civil regula la obligación de responder por terceras personas, por ejemplo: Lo son igualmente los dueños o directores de un establecimiento o empresa respecto de los perjuicios causados por sus dependientes en el servicio de los ramos en que los tuvieran empleados, o con ocasión de sus funciones”.

El seguro de responsabilidad civil cubre estos supuestos y se regula en el artículo 73 de la Ley de Contrato de seguro: “Por el seguro de responsabilidad civil el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a cubrir el riesgo del nacimiento a cargo del asegurado de la obligación de indemnizar a un tercero los daños y perjuicios causados por un hecho previsto en el contrato de cuyas consecuencias sea civilmente responsable el asegurado, conforme a derecho”.

Los elementos básicos de la póliza de responsabilidad civil que se deben tener en cuenta son los siguientes:

         Descripción de la actividad a desarrollar. La actividad que se va a cubrir por el seguro deberá estar perfectamente descrita, lo que no significa que se describa con detalle sino que es mejor realizar una descripción general para no dejar algún aspecto sin cubrir.

         Establecer fecha de inicio y de fin de la cobertura.

         Regular el ámbito temporal del seguro.

         Descripción de las personas aseguradas. Se pueden incluir además de al asegurado, a sus colaboradores, participantes o proveedores, por ejemplo.

         Establecimiento del ámbito territorial. Es el territorio en el cual cubre la póliza.

         Capital y garantías aseguradas.

         Exclusiones de la póliza. Existe una enorme casuística en este sentido y dependerá de cada caso.

Las coberturas del seguro de responsabilidad civil serán las siguientes:

  • Responsabilidad civil de productos. Cubre el pago de indemnizaciones que tenga que pagar el asegurado por los daños personales, materiales y perjuicios causados a terceros por los productos tratados, manipulados, servidos etc. por el asegurado.
  • Responsabilidad civil patronal. Cubre el pago de las indemnizaciones que exijan al asegurado sus trabajadores asalariados o causahabientes por accidentes de trabajo.
  • Responsabilidad civil profesional. Cubre los daños o lesiones ocasionados en el desarrollo de su actividad como profesional como consecuencia de la falta de pericia, conocimientos o experiencia que como profesional en la materia debe tener.
  • Responsabilidad civil de explotación. En el caso en que durante el desarrollo de una actividad deportiva se produzcan daños personales y/o materiales involuntariamente a un tercero se cubrirán por el seguro.

Además de lo anterior, el seguro de responsabilidad civil cubrirá el pago de los costes de abogado y procurador en el caso en que deban intervenir (gastos de defensa) y el coste de las fianzas que se deban depositar o los informes periciales que sea necesario realizar.

Seguro de accidentes para la actividad de senderismo

Para organizar una actividad de senderismo y poder hacer frente a las consecuencias de un accidente es necesario contratar un seguro de accidentes. Se entiende por accidente, en base a la Ley de Contrato de Seguro, la lesión que deriva de una causa violenta y súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado, que produzca invalidez (permanente o temporal) o muerte.

El seguro de accidentes cubrirá los siguientes supuestos:

         Muerte por accidente. La empresa aseguradora pagará el capital garantizado en el caso en que el asegurado muera como consecuencia de un accidente.

         Incapacidad temporal o permanente (absoluta o parcial).

         Gastos de asistencia sanitaria para la curación de la persona accidentada. Pueden llegar a ser gastos muy cuantiosos.

         Gastos de rescate y traslado de la persona accidentada. Algunas Comunidades Autónomas comienzan a exigir el pago de estos gastos, sobre todo en los casos en que se detecta que ha podido existir una negligencia por parte de la empresa organizadora.

Seguro para senderistas

Los senderistas que estén inscritos en un club o federación estarán cubiertos por los seguros de ese club o federación, aunque es preciso informarse antes de practicar la actividad para saber con qué servicios se cuenta en caso de accidentes o de daños.

En cuanto a la regulación de los seguros para el caso de deportistas federados se establece en el artículo 59.2 de la Ley del Deporte lo siguiente: Con independencia de otros aseguramientos especiales que puedan establecerse, todos los deportistas federados que participen en competiciones oficiales de ámbito estatal deberán estar en posesión de un seguro obligatorio que cubra los riesgos para la salud derivados de la práctica de la modalidad deportiva correspondiente”.

Para desarrollar lo anterior se elaboró el Real Decreto 849/1993 que establece las prestaciones mínimas a cubrir por el seguro obligatorio deportivo (asistencia médica, gastos de rehabilitación, auxilio al fallecimiento, traslado etc.).

New Call-to-action