Un blog de Urquía&Bas

15 min readCamino de Santiago con niños: planifica un viaje seguro y emocionante para todo el grupo

Tabla de contenidos

Si vas a organizar una excursión por el Camino de Santiago con niños, debes conocer que el Camino de Santiago es una antigua ruta de peregrinación que ha atraído a personas de todo el mundo durante siglos. Se trata de una red de caminos que converge en la ciudad de Santiago de Compostela, en el noroeste de España. Los peregrinos recorren estos caminos, a pie o en bicicleta, con el objetivo de visitar la tumba del apóstol Santiago en la catedral de Santiago de Compostela. Algunas personas se embarcan en esta aventura por un acto de fe y devoción. Para muchas otras, se trata de una experiencia de turismo activo para conocerse más a uno mismo, descubrir lugares únicos y salir de la zona de confort.

El Camino de Santiago organizado para viajes escolares o en familia ayuda a construir tiempo de calidad juntos, fomenta la conexión de grupo y ofrece la oportunidad de crear recuerdos duraderos. Sin embargo, requiere de tiempo, esfuerzo y compromiso para planificar la aventura adecuadamente y garantizar una experiencia placentera para todos, especialmente para los niños. A continuación, veremos todo lo que necesitas para organizar y recorrer el Camino de Santiago con niños.

1. Investiga las rutas recomendadas para recorrer el Camino de Santiago con niños

Para realizar el Camino de Santiago con niños, es importante elegir una ruta que sea adecuada y accesible para ellos. Hay múltiples opciones para afrontarlo con los más pequeños. El Camino Portugués y el Camino Francés, por ejemplo, son dos de las rutas más recomendadas debido a que presentan pocos desniveles en sus últimos kilómetros antes de llegar a Santiago de Compostela. Así pues, los tramos finales de ambos ofrecen una experiencia más amena y adecuada para los niños, convirtiendo el camino en una experiencia más placentera. Veámoslo en detalle. 

Camino de Santiago desde Sarria (Camino Francés)

El Camino Francés es un itinerario jacobeo que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco e Itinerario Cultural Europeo por el Consejo de Europa. Este camino consta de 800 km y es el más popular y conocido del Camino de Santiago. Aunque puede ser largo en su totalidad, puedes seleccionar tramos más cortos y accesibles para los niños. Por ejemplo, se puede comenzar en Sarria (Lugo), que es un punto de partida común para recorrer los últimos 114,2 km hasta Santiago de Compostela.

5 etapas del Camino Francés desde Sarria 

  • Etapa 1: Sarria – Portomarín (22,2 km)
  • Etapa 2: Portomarín – Palas de Rei (24,8 km)
  • Etapa 3: Palas de Rei – Arzúa (28,5 km)
  • Etapa 4: Arzúa – O Pedrouzo (19,3 km)
  • Etapa 5: O Pedrouzo – Santiago de Compostela (19,4 km) 

Las etapas de este último tramo se pueden completar en unos 5 o 6 días, recorriendo unos 15-20 km por día, como máximo recomendado para niños. 

Camino de Santiago desde Tui (Camino Portugués)

El Camino Portugués comienza en Lisboa (Portugal) y acaba en Santiago de Compostela, que se encuentra a unos 620 kilómetros de distancia, divididos en 26 etapas. Sin embargo, puedes iniciar la peregrinación con niños a partir de tramos más cortos y amenos. El más popular y concurrido es el tramo que conforma los últimos 118 km del Camino Portugués, que empieza en Tui. Esta ciudad con encanto medieval se encuentra en la provincia de Pontevedra (Galicia) y hace frontera entre España y Portugal.

5 etapas del Camino Portugués desde Tui

  • Etapa 1: Tui – O Porriño (18,9 km)
  • Etapa 2: O Porriño – Redondela (15,5 km)
  • Etapa 3: Redondela – Pontevedra (19,6 km)
  • Etapa 4: Pontevedra – Caldas de Reis (23 km)
  • Etapa 5: Caldas de Reis – Padrón (19 km)
  • Etapa 6: Padrón – Santiago de Compostela (25 km)  

Las etapas del Camino portugués desde Tui también pueden completarse en 5 o 6 días, marcándose unos 15-20 km a pie por día. Además, ambas rutas permiten obtener la Compostela, un documento que certifica que se ha realizado el Camino de Santiago. Puedes optar por uno de estos caminos o investigar otras rutas que cumplan con características similares. Eso sí, ten en cuenta que para obtener la Compostela, los peregrinos deberán recorrer una distancia mínima de 100 km.

Mojón o hito de señalización en el Camino de Santiago.

2. Planifica la ruta para evitar el exceso de caminata

Una vez hayas escogido la mejor ruta para los peregrinos más jóvenes del grupo, investiga y planifica el itinerario con anticipación y concreción. De este modo, evitarás que se cansen y ofrecerás una experiencia grata y amena para niños de cualquier edad. Puedes incluir algunas de nuestras recomendaciones en el itinerario:

  1. Establecer etapas y distancias adecuadas. Divide la ruta en etapas diarias con distancias razonables, que no sean demasiado largas y que permitan tiempo suficiente para descansar y disfrutar del entorno. El objetivo es adaptar las distancias y las etapas diarias a unas capacidades físicas coherentes con su edad y al ritmo al que se sientan cómodos caminando. 
  2. Buscar rutas con terrenos suaves y accesibles. Algunas etapas pueden ser más empinadas o tener terrenos irregulares, lo que puede resultar más desafiante para los niños. Optar por tramos con terrenos más suaves y accesibles puede ser una buena opción para evitar el exceso de esfuerzo físico.
  3. Planificar paradas y descansos. Identifica puntos de descanso en el camino, como áreas de pícnic o fuentes de agua potable, donde los niños puedan reponer energías y descansar. Estas paradas estratégicas les permitirá disfrutar del recorrido de manera más relajada.
  4. Incorporar actividades adicionales. Además de caminar, considera incluir actividades adicionales que puedan ser atractivas para los niños. Esto puede incluir visitas a lugares de interés cultural, parques naturales, actividades lúdicas o talleres relacionados con el Camino de Santiago. 

Adaptar todos estos factores a su nivel de energía y resistencia les permitirá disfrutar plenamente del Camino de Santiago en familia, con su grupo escolar o extraescolar. Recuerda que lo más importante es pasárselo bien y establecer metas realistas para que los niños disfruten de la experiencia y se sientan cómodos durante el recorrido.

3. Establece un programa de entrenamiento para niños

Junto con la planificación previa de la ruta, también puede ser conveniente planificar un pequeño programa de entrenamiento físico para niños, con el objetivo de que se sientan preparados antes de recorrer el Camino de Santiago. Prepararse físicamente puede ser tan sencillo como acostumbrar a los más pequeños a caminar largas distancias durante unas semanas antes de comenzar el Camino de Santiago. Pueden comenzar con caminatas más cortas y planificar salidas regulares para que vayan aumentando su resistencia de manera progresiva.

Practicar un poco de senderismo con niños antes del gran día también servirá para acostumbrar sus pies al calzado específico y así evitar que aparezcan molestias como las rozaduras o las ampollas durante la travesía.

4. Selecciona el equipaje apropiado para los más pequeños 

Preparar a los pequeños para su gran aventura en el Camino de Santiago implica tener en cuenta algunas consideraciones clave sobre el equipo que necesitarán. Te damos algunos consejos básicos para que den cada paso con comodidad:

  • Calzado adecuado: Asegúrate de que los niños tengan calzado cómodo y resistente, preferiblemente botas de ‘trekking’ de media altura con una caña que cubra el tobillo o zapatillas deportivas con buena sujeción y suelas antideslizantes. Los zapatos deben estar bien ajustados y que los niños los hayan usado previamente para evitar rozaduras o ampollas.
  • Ropa adecuada: Elige ropa adecuada para las condiciones climáticas a lo largo del camino. Opta por capas de ropa para poder ajustar la vestimenta según sea necesario. Asegúrate de que los niños lleven camisetas térmicas, camisetas transpirables y pantalones ligeros y cómodos.
  • Mochila ligera: Los niños deben llevar una mochila adecuada a su tamaño y edad. Asegúrate de que sea lo suficientemente liviana para que no les cause molestias ni exceso de peso. Recuerda que solo deben llevar lo esencial: cantimplora, snacks, protector solar y una chaqueta ligera.  
  • Bastones de senderismo: Si los niños son lo suficientemente mayores y tienen habilidades de equilibrio, considera la opción de utilizar bastones de senderismo. Estos pueden brindar estabilidad adicional al caminar, especialmente en terrenos irregulares, y ayudar a reducir la carga en las piernas y las articulaciones.
  • Protección solar y repelente de insectos: No olvides incluir protector solar de amplio espectro y repelente de insectos en el equipaje. El sol puede ser intenso en ciertos tramos y los insectos pueden ser molestos, especialmente en áreas rurales. Asegúrate de aplicar regularmente protector solar y repelente para proteger a los niños. También recomendamos llevar una gorra para evitar insolaciones.
Señalización en el Camino de Santiago.

5. Planifica los alojamientos con anticipación

Para asegurar una experiencia familiar o grupal placentera en el Camino de Santiago, es recomendable planificar y organizar el alojamiento necesario con anticipación. Mientras que los adultos suelen optar por alojamientos con reservas sobre la marcha, cuando se peregrina con niños es importante minimizar el riesgo de que surjan inconvenientes e imprevistos.

En este sentido, una excelente opción de alojamiento son las casas rurales. Este tipo de alojamientos son muy apreciados por los peregrinos, ya que brindan mayor seguridad y comodidad gracias a sus espacios acogedores y adaptados a las necesidades de los más pequeños. De todos modos, investiga con antelación los diferentes tipos de alojamiento disponibles (albergues, pensiones, hostales, hoteles…), sus precios, ubicaciones y políticas de cancelación. Durante la travesía, deberás disponer de un lugar diferente para descansar cada noche, por lo tanto, es importante coordinar detalladamente el recorrido con el alojamiento disponible.

En definitiva, reservar un alojamiento con antelación, sea del tipo que sea, garantiza que habrá disponibilidad de alojamiento y se evitarán posibles contratiempos, especialmente en épocas de mayor afluencia de peregrinos. Además, la anticipación te permitirá obtener los mejores precios y las ubicaciones más deseadas.

6. Prepara los documentos necesarios para realizar el Camino de Santiago con niños

Cuando organices la travesía con niños, piensa también en los documentos necesarios que los organizadores, padres o tutores del grupo deben llevar a mano durante el recorrido: 

  • Documento de identificación personal, como el DNI o pasaporte de todos los integrantes del grupo.
  • Documentación médica relevante de los niños y adultos, que puede ser útil en caso de necesitar atención médica durante el recorrido. 
  • Credencial del peregrino, que es un pequeño librito similar a un pasaporte que permite recoger sellos en diferentes lugares a lo largo del Camino de Santiago. Los sellos se obtienen en iglesias, albergues, bares, restaurantes e incluso supermercados.

Esta credencial sirve para recibir la Compostela al final del camino. Es decir, los sellos que se recogen son los que certifican que se ha cumplido con los requisitos necesarios para obtener el reconocimiento. 

Otros documentos y permisos necesarios para organizadores de actividades de turismo activo

Si eres un organizador de actividades de turismo activo y estás planificando un recorrido de grupo por el Camino de Santiago que involucra a menores de edad, es importante que también tengas en cuenta ciertas consideraciones legales para garantizar tu seguridad y la de los participantes. Mencionamos dos aspectos clave a tener en cuenta:

  • Permiso paterno para actividades de aventura con menores de edad: Antes de embarcarse en la aventura, es esencial obtener el consentimiento de los padres o tutores legales de los niños que participarán en la actividad. Estos permisos deben incluir detalles específicos sobre la actividad, las fechas, los riesgos asociados y cualquier otro requisito legal pertinente. Es importante mantener un registro de los permisos paternos firmados y estar preparado para presentarlos si se solicitan durante el recorrido.
  • Documento de exención de responsabilidades: Este documento, firmado por los padres o tutores legales de los menores participantes, establece que ellos asumen la responsabilidad de cualquier riesgo o lesión que pudiera ocurrir durante la actividad. La finalidad de este documento es proteger tanto a los organizadores como a los participantes, al establecer claramente las responsabilidades y expectativas de ambas partes.

7. Piensa en la seguridad del viaje y establece un plan de contingencia por si acaso 

La seguridad debe ser una prioridad absoluta cuando te embarcas en una aventura como el Camino de Santiago con niños. Para asegurarte de que todos los participantes están protegidos en todo momento, puedes considerar algunos aspectos clave durante la peregrinación: 

  1. Proporcionar una buena supervisión de los niños: Durante el recorrido, supervisa adecuadamente a los niños en todo momento. Designa adultos responsables para estar atentos a su bienestar, mantenerlos seguros y evitar que se separen del grupo. Establece reglas claras y asegúrate de que todos los adultos a cargo estén informados sobre estas pautas.
  2. Fomenta prácticas seguras durante el recorrido: Los adultos responsables también deben prestar atención a la seguridad en general durante el recorrido. Por ejemplo, se pueden fomentar prácticas seguras, como cruzar las carreteras de manera responsable, respetar las señales de tráfico y mantenerse hidratados y protegidos del sol. También es recomendable contar con un botiquín de primeros auxilios y conocer la ubicación de los servicios médicos más cercanos a lo largo de la ruta.
  3. Establecer comunicaciones con los padres: Si estás organizando una aventura de grupo escolar o extraescolar, se debe mantener una comunicación constante y clara con los padres de los niños. Asegúrate de contar con los detalles de contacto actualizados de los padres o tutores legales, y establece un sistema de comunicación para informarles sobre el progreso del viaje, cualquier cambio en los planes o cualquier eventualidad que pueda surgir. 
  4. Establecer un plan de contingencia: Aunque esperamos que todo transcurra sin problemas, hay que tener un plan de contingencia en caso de emergencias o contratiempos. Se trata de identificar posibles riesgos, como lesiones, cambios inesperados en el clima o alteraciones en los alojamientos planificados, y establecer procedimientos claros sobre cómo abordar estas situaciones. 

8. Evalúa el éxito del programa, ¿qué impacto ha tenido el Camino de Santiago con niños?

Cuando la travesía por el Camino de Santiago ya esté completada, es el momento para reflexionar sobre su organización y ejecución: ¿Ha salido todo según lo previsto?, ¿Qué aspectos se podrían haber mejorado? Para evaluar el éxito de la aventura puedes tener en cuenta las opiniones de sus participantes, tanto de los niños como de sus padres, tutores o guías, mediante algunas preguntas:

  1. Seguridad y bienestar de los niños: ¿Te sentiste seguro/a durante todo el recorrido?, ¿Consideras que se tomaron suficientes medidas para garantizar la seguridad de los niños?
  2. Adecuación de las actividades y entretenimiento: ¿Las actividades propuestas fueron adecuadas para los niños?, ¿Disfrutaron los niños participando en las actividades y entretenimiento ofrecidos?
  3. Comodidades y servicios para los niños: ¿Hubo suficientes áreas de descanso y servicios para los niños?, ¿Los servicios disponibles satisfacían las necesidades y comodidades de los niños?
  4. Participación y disfrute de los más pequeños: ¿Los niños participaron activamente en las actividades propuestas?, ¿Qué aspectos específicos les gustaron más a los niños?
  5. Experiencia educativa y cultural: ¿Los niños tuvieron la oportunidad de aprender sobre la historia y cultura del Camino de Santiago?, ¿Qué lecciones o valores destacarías que se transmitieron a los niños durante el recorrido?

Evaluar el éxito de la peregrinación con niños es un proceso que enriquecerá y mejorará la planificación de futuras aventuras, sin importar su naturaleza o destino.

Catedral de Santiago de Compostela.

La planificación cuidadosa de todos los aspectos comentados será clave para que tu aventura sea un éxito. En Urquía & Bas, además, contamos con seguros para empresas de turismo activo para asegurar sus actividades de ocio y deportes de aventura. Estamos seguros de que siguiendo estos consejos el Camino de Santiago se convertirá en el escenario de una aventura bien planificada y memorable para todos sus participantes. ¡Buen viaje!