Cómo hacer más seguro el quad de tu empresa de turismo activo

  • 0

La afición por los quads crece cada día. Poco a poco, estos vehículos se imponen como una forma de disfrutar del ocio en plena naturaleza. Por suerte, su uso ha ido dejando atrás ciertos prejuicios sobre su seguridad e incluso cada vez son más los que deciden adquirir un quad de niño para que los más pequeños de la casa se diviertan con él. Con todo, nunca está de más recordar que la evitar cualquier tipo de accidente, aunque sea leve, debe ser una prioridad para nuestro negocio. Por ello es clave conocer cómo podemos hacer más seguros nuestros quads.

New Call-to-action

Una forma de hacerlo es transmitiendo a nuestros clientes una serie de consejos y recomendaciones de conducción. Otra, asegurarnos de que, además de cumplir con la normativa vigente, se encuentra siempre en perfectas condiciones de mantenimiento.

¿Qué consejos dar a nuestros clientes antes de conducir un quad?

  • El casco y las protecciones, imprescindibles. Ponerse un casco homologado (en el interior se puede encontrar una etiqueta con la letra ‘E’ seguida de un número) puede evitar lesiones graves e incluso salvar la vida. Otros accesorios de protección importantes son gafas, pecheras, coderas y hombreras. Unas botas y unos guantes aislantes serán útiles contra el frío durante los meses de invierno.
  • No superar los límites de velocidad recomendados para el quad, que pueden oscilar entre los 45 y los 70 km/h.
  • Para evitar el riesgo de volcar, hay que prescindir de giros bruscos del volante y de tomar las curvas a gran velocidad. Los quads se inclinan hacia el lado contrario de la curva. Otro consejo es el de conducir siempre sentado, sin pretender nunca que los pies toquen el suelo.
  • Si nos encontramos con una subida muy pronunciada, hay que acelerar de forma progresiva. En un descenso largo interesa introducir una velocidad corta para aprovechar el freno-motor.

¿Qué puntos incluye el mantenimiento completo del quad?

Existen varios puntos a los que hay que prestar especial atención:

  • Neumáticos. Hay que estar pendientes de que su presión sea la correcta, teniendo en cuenta que la recomendada para cada quad es distinta. Las válvulas deben sustituirse cuando comiencen a perder presión.
  • Niveles de aceite y de refrigerante. Ambos se pueden comprobar, en la mayoría de los casos, con un sistema de varilla. Si se encuentran por debajo del mínimo es imprescindible rellenarlos.
  • Cadena. La batería y sus bornes de conexión, los frenos, el filtro del aire y las rótulas de dirección, que podrían comprometer la seguridad. Periódicamente conviene comprobar que ningún tornillo está flojo, así como el estado de los cables y los manguitos.

¿Y si se opto por quads baratos o de segunda mano?

Decantarse por quads de un rango de precios bajo, o incluso adquirirlos en el mercado de segunda mano, nunca debe suponer una merma en las garantías de seguridad.

En el caso de que nos decantemos por un vendedor particular, debemos recordar que dispondremos de seis meses de garantía para realizar reclamaciones por defectos en el artículo. Si la compra es a un profesional, ese periodo aumenta a 12 meses. En este segundo caso, estaremos cubiertos por la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Si compramos un quad de segunda mano a una tienda dedicada a este tipo de productos, estamos amparados por el sistema arbitral de consumo.

New Call-to-action

Deja un comentario