Mejora tu oferta de kayak de pesca con cinco accesorios útiles

  • 0

Toda empresa que quiere satisfacer las demandas de sus clientes tiene que ponerse en su lugar y anticiparse a sus necesidades. En una dedicada al deporte al aire libre, esa máxima cobra aún más fuerza porque el usuario no solo quiere disfrutar de un servicio profesional y en el que prime la seguridad, sino que además busca emocionarse y el aspecto lúdico de la propia actividad. Por eso es imprescindible conocer el mercado y tener en cuenta con qué podemos dar valor añadido a nuestra oferta, ya se trate de servicios adicionales o de accesorios, como en este caso, útiles para la oferta de kayak de pesca. Es el momento de recordar que una embarcación destinada a esta actividad puede ser algo mucho más allá del propio kayak y del remo. En los siguientes apartados vamos a conocer los detalles de cinco objetos que mejorarán la experiencia del usuario y harán que quiera repetir.

New Call-to-action

Sonda de pesca

Una sonda de pesca, llamada también ecosonda, no solo sirve de orientación imprescindible para pescar peces que se trasladan en bancos a una profundidad media o grande o en estructuras sumergidas en roca. Además son útiles para ubicarnos y posicionarnos en el caso de que no contemos con un localizador GPS. Por un precio que puede oscilar entre los 100 y los 200 euros podemos dotar a nuestro kayak de pesca de un dispositivo que echaremos de menos a no ser que la pesca sea en orillas o en aguas en las que sea sencillo visualizar dónde hay que lanzar.

Los transductores, que son los elementos de la sonda que generan las ondas sonoras, se pueden orientar para que el haz de ondas se dirija hacia abajo, hacia proa o hacia cualquiera de los dos lados. La frecuencia, que es la que determina la calidad de la información que aparece en la pantalla multifunción, se puede aplicar de forma diferente en cada dirección elegida.

GPS

Los actuales dispositivos de GPS ofrecen un servicio muy útil para un kayak de pesca. Entre otras cosas, permite registrar todos los movimientos que se han realizado con la embarcación, regresar a cualquiera de ellos sin lugar a error, orientarse en cualquier condición meteorológica que pueda sobrevenir de repente, repetir un recorrido que nos gustó especialmente en otra ocasión o establecer los llamados ‘waypoints’, que son lugares de roca en los que se pueden realizar capturas de peces. El GPS, además, es un componente que aporta seguridad, porque nos facilita la información de cuál es nuestra ubicación precisa y ayuda mucho en el caso de posible desorientación. Los precios son muy diversos, pero en general puede adquirirse un buen GPS con prestaciones adecuadas a partir de unos 80 euros.

Radio

Aunque no es tan imprescindible como lo era antes debido a la proliferación de los teléfonos móviles, con la radio es fácil y cómodo comunicarse con otros kayaks de pesca. Lo mejor es decantarse por una radio estanca, por razones obvias, y de estilo walkie-talkie. En el mercado hay muchos modelos, algunos de los cuáles no solo resisten las salpicaduras y las inmersiones en el agua, sino que están fabricadas para que puedan flotar y ser fácilmente localizables en el caso de que terminen en el agua. Se trata de un elemento de seguridad, ya que en unos instantes permite comunicarse no solo con otras embarcaciones, sino también con el puerto más próximo o con servicios de socorro.

Estabilizador

Un kayak de pesca es altamente estable y seguro, más aún si es en acción de pesca. Si se trata de un kayak autovaciante, todavía más, salvo en ocasiones puntuales en las que se puede dar un mínimo riesgo, como en el desembarco. Sin embargo, si ofrecemos un servicio de kayak de pesca que queremos que vaya más allá, apostar por un estabilizador permitirá a nuestros clientes la caza de pie, un aliciente más para la experiencia. Además, este dispositivo permite cambiar de postura durante la pesca, acomodarse en una silla más confortable o pescar con caña de spinning o señuelo en aguas tranquilas.

Un estabilizador se suele comercializar en un kit que incluye dos flotadores laterales y dos brazos de aluminio abatibles que se ajustan al kayak, de unos 65 centímetros. La mayoría pueden instalarse en cualquiera de los kayaks que hay en el mercado, ya sean abiertos o cerrados. Se venden de manera conjunta con las cinchas de amarre y los mosquetones y su peso apenas incrementa el total de la embarcación, porque suele aproximarse a los dos kilos y medio. El montaje del estabilizador es bastante sencillo y puede realizarse en poco tiempo. ¿Cuál es el precio por el que se puede comprar un estabilizador? El precio de acceso ronda los 180 euros, aunque puede sobrepasar con facilidad los 300.

Motor

No todos los aficionados a la pesca en kayak que le encuentran ventajas a instalar un motor en la embarcación, pero en muchos casos se debe a que su uso no está muy extendido, porque ofrece algunas prestaciones innegables. Aquellos que disfrutan practicando su deporte favorito de pie cerca de escolleras o plataformas se pueden beneficiar de un motor con el que poder cambiar la deriva de forma puntual sin tener que remar y sin, por ello, tener que desprenderse de la caña. Eso sí, no hay que olvidar que si decidimos equipar algunos de nuestros kayaks de pesca con motor, debemos matricular la embarcación y asegurarla, ya de inmediato se convierte en un vehículo. Todo ello implica ciertos gastos que hay que sumar al capítulo de gastos. También hay que considerar que el mantenimiento del motor supondrá un desembolso periódico. Existen motores de pesca eléctricos accesibles a partir de 125 euros en grandes superficies. La alimentación en el caso de éstos, que se mide en voltios, la potencia y el tipo de empuñadura con la que cuenta, que determinará lo cómodo que resulte su manejo, son algunos aspectos claves que hay que tener en cuenta antes de adquirir uno.

Puedes encontrar más información utilizando foros de piragüismo para mejorar tu negocio.

New Call-to-action

Deja un comentario