¿Mi empresa de turismo activo puede ser un negocio escalable?

El primer hito de cualquier empresario es trabajar la rentabilidad de su negocio. Que los ingresos superen los gastos, haya beneficio y, por tanto, se pueda vivir del rendimiento de la empresa. Es decir, tener un negocio escalable.

¿Cuál es el segundo?

Si tienes un negocio y has conseguido que sea viable, otro de los hitos que se te puede plantear es que sea escalable. Y, te plantearás, ¿tu negocio de Turismo Activo puede convertirse en un negocio escalable?

En este artículo te explicamos las 5 dimensiones de la escalabilidad que utilizan las empresas más disruptivas para ampliar su negocio a gran escala. También te explicaremos cómo puedes usarlas en favor de tu negocio.

¿Qué es exactamente un negocio escalable?

A menudo, se confunde el crecimiento de un negocio con su capacidad para hacerse escalable. Puede que tu empresa haya crecido (tengas más clientes y ventas), pero, de momento, no sea escalable.

¿Cuál es la diferencia?

Mientras que el crecimiento del negocio se refiere al aumento de clientes o ventas, un negocio escalable es aquel que te permite crecer a gran escala.

¿Qué implica tener un negocio escalable?

Para tener un negocio escalable, uno de los objetivos es que el negocio pueda avanzar sin depender 100% de tu esfuerzo ni dedicación. Dicho de otra forma, el negocio debe tener la capacidad de avanzar sin ti.

La escalabilidad es lo que permite a una empresa expandirse y generar más ingresos a medida que crece. Además, escalable no significa que tenga que ser una gran empresa, con muchos empleados y franquicias.

¿Qué negocios pueden ser escalables?

En cierta medida, todos los negocios pueden ser escalables.

Los negocios escalables son capaces de soportar una gran demanda sin tener que multiplicar esfuerzos, ni tampoco comprometer la satisfacción de sus clientes.

Empresas como Netflix o Spotify son un buen ejemplo de negocios escalables. Tienen la capacidad de hacer crecer sus ingresos (sumar usuarios) sin tener que invertir en recursos ni emplear más tiempo. Aunque tienen un número finito de productos (producciones audiovisuales en el caso de Netflix, y canciones en el caso de Spotify), pueden tener un número indefinido de usuarios (beneficios).

Muchas empresas, para crecer y ser escalables, han abierto el pastel de la formación online a través de cursos, másteres y trainings para poder ser escalables. Una vez tienen creado el curso, pueden venderlo en formato online (con o sin soporte) a miles de alumnos.

Las 5 dimensiones de la escalabilidad

Según el experto en inversión, corporate venturing y emprendimiento Javier Megías, para que un negocio pueda definirse como escalable debemos fijarnos en 5 puntos.

1- Modelo de negocio

Dependiendo del tipo de negocio y sector, tendremos más o menos posibilidades de escalarlo. Hay modelos de negocio que son capaces de generar ingresos mucho más rápido de lo que crecen sus costes de producción.  Un buen ejemplo es el caso de los fabricantes de productos donde el coste de fabricación se mantiene estable (subidas energéticas aparte), y es igual de posible fabricar 20 que 20.000 unidades de un mismo producto. También son escalables los modelos de negocio que se basan en las suscripciones (telefonía, libros…).

Por el contrario, hay otros negocios donde es mucho más difícil. Si nuestro modelo de negocio se basa en ofrecer servicios de limpieza a domicilio, lo tendremos más crudo para escalarlo. Y es que, para ganar más dinero, deberemos invertir en tiempo (sumar horas) o mano de obra (contratar más gente).

2- Canales de distribución

Cómo se distribuirá el negocio, qué  canales vamos a utilizar  para captar clientes. Las empresas digitales tendrán un acceso más rápido a los clientes de todo el mundo, sin necesidad de hacer un desembolso tan grande como un local.

Será muy importante escoger bien las herramientas para captar clientes (Google Ads y Facebook Ads, contenidos patrocinados para blogs…) y cuánto dinero debemos invertir en nuestras campañas de marketing para atraerlos.  

Por ello, debemos valorar cómo de escalables serán los procesos de captación y calcular que el margen de beneficio por cada cliente captado sea superior al dinero que nos ha costado atraerlo.

3- Tamaño del mercado

En función del tamaño del mercado al cual nos dirigimos, también podremos valorar la escalabilidad del negocio (por área geográfica, por segmentos de mercado, por perfiles de clientes…). Por ello, es recomendable tener en cuenta la herramienta TAM SAM SOM para estimar qué oportunidades tenemos de introducir un producto o servicio en el mercado.

  • TAM (Total Adressable Market):  hace referencia al mercado total disponible. Calcula cómo de grande es el universo al cual nos dirigimos y, por tanto, cómo de grande es la oportunidad de negocio.
  • SAM (Serviceable Available Market): incluye la porción del mercado al cual podemos servir con nuestros productos o servicios.
  •  SOM (Serviceable Obtanaible Market): es el mercado que podemos conseguir de una forma más realista. Los clientes que podemos obtener con los recursos que vamos a invertir.

4- Ejecución

La ejecución es el punto donde se tratan los procesos internos y la estructura del negocio y debe contar con un equipo propenso a adaptarse a la nueva situación. ¿Hay resistencia al cambio? Aquí es donde se deben tomar decisiones para definir qué operaciones realizar y dónde destinar los recursos. Puede que haya que reestructurar departamentos y reclutar nuevos profesionales.

5- Recursos

Tu estrategia de negocio será escalable en la medida en que lo sea su infraestructura. El potencial de escalabilidad estará asociado a la capacidad de adaptación tecnológica y a la sistematización. Puede ayudarte un Sistema de Planificación de Recursos Empresariales (ERP) para que, en la medida de lo posible, los procesos y la documentación pasen a ser automatizados. De esta forma, no trabajarás de más y evitarás tareas que no aportan valor al cliente final.

¿Qué beneficios puedo obtener si mi negocio de Turismo Activo llega a ser escalable?

Aunque ofrezcas lo mismo que tu competencia, si consigues que tu negocio de Turismo Activo sea escalable, serás más flexible a la hora de realizar cambios y conseguirás mayores beneficios económicos con menos esfuerzo. Además, al no depender todo de ti, reducirás el estrés y tendrás más asegurado el crecimiento continuo gracias a la optimización y a la sistematización de recursos.

¿De qué forma puedo escalar un negocio de turismo activo? Según nuestro criterio.

  1. Buscar alianzas estratégicas: Asociarse con otra empresa del mismo sector, pero que pueda ofrecer otro producto es ampliar la experiencia del servicio sin utilizar gastos extras. Dependiendo de tu habilidad para utilizar este recurso a tu favor, puede generar ‘crecimiento’, o mucho mejor, ‘escalabilidad’ a tu empresa.
  2. Apostar por centrarse en la experiencia total, emocional, del cliente: El diseño del producto de calidad en turismo activo debería superar el enfoque basado en la actividad. Debes ser innovador en las experiencias turísticas.

Por Laia Dolcet (Deparaula)

Otros usuarios leen