Te explicamos cómo conseguir el sello de turismo activo

  • 0

Saber cómo conseguir el sello de turismo activo es la pregunta que se hacen mucha de las empresas que aspiran a trabajar en el sector del turismo de aventura. Lo cierto es que estamos ante una regulación dispar donde cada región dicta sus propias normas. Sin embargo, sí que podemos hablar de unas notas comunes a todas ellas. Así, todas las comunidades imponen la obligación de registrarse, un trámite que exige la presentación de ciertos documentos. De esta manera, en líneas generales hablamos de los siguientes requisitos:

New Call-to-action

  • Documento que acredite la personalidad jurídica del empresario
  • Número de identificación fiscal
  • La copia de la póliza del contrato o contratos de seguro de responsabilidad civil, así como la copia de las pólizas de seguros para casos de asistencia o accidente
  • Una memoria donde se describan las actividades de la empresa
  • Una relación del personal contratado y cuál sería el protocolo de actuación en caso de accidente

Por lo tanto, para saber cómo conseguir el sello de turismo activo debemos atenernos a lo que disponga la normativa aprobada al respecto en la comunidad autónoma donde se va a desarrollar la actividad de nuestra empresa.

Además, casi todos estos decretos detallan las actividades que pueden considerase incluidas dentro del rango del turismo activo. En este sentido, el DECRETO 22/2012, de 27 de enero, del Consell, regulador del turismo activo en la Comunitat Valenciana incluye hasta un total de 67 actividades entre las que podemos citar el rafting, actividades con quad, el paintball, el rápel, el hidrospeed, el  globo areostático o el hidrobob, entre otros.

¿Cómo conseguir el sello de turismo activo?

Si analizamos el caso concreto de la Comunidad Valenciana, a modo de ejemplo de lo que nos podemos encontrar a la hora de gestionar este sello, la normativa dispone que si queremos saber cómo conseguir el sello de turismo activo debemos acudir al Servicio Territorial de Turismo de la provincia donde se pretenda establecer el nuevo negocio, ya que es competencia suya la tramitación. Así, la empresa debe iniciar los trámites dos meses antes del inicio de la actividad.
Posteriormente este organismo inscribirá de oficio a la empresa en el Registro General de Empresas, Establecimientos y Profesiones Turísticas de la región.  Para ello, le entregará un documento acreditativo donde conste el número asignado.

Por supuesto, el establecimiento –y para mayor tranquilidad del usuario– podrá lucir este número de inscripción en la documentación, así como páginas web y publicidad. Sin embargo, la vigilancia de la administración pública no se acaba aquí, sino que puede realizar en cualquier momento inspecciones para velar que ésta cumple o sigue cumpliendo los requisitos precisos para obtener el sello de turismo activo.

De esta manera, los inspectores de las diferentes regiones podrán realizar visitas a las empresas, así como a las actividades y los establecimientos turísticos para practicar cualquier actuación relacionada con su función, sin necesidad de notificar previamente su visita.

De igual forma, casi todas las legislaciones vigentes en el territorio nacional inciden en la necesidad de que estas empresas de turismo activo deben participar eficazmente en el mantenimiento del medio ambiente escogido para el desarrollo de su actividad y que, por lo tanto, están obligadas a adoptar las medidas precisas para proteger el paisaje del impacto que puede ocasionar su empresa.

New Call-to-action

Deja un comentario