La figura del técnico deportivo montaña en tu organización

  • 0

Como responsable de una organización de turismo activo y deporte al aire libre seguro que eres consciente de la importancia que tiene contar con profesionales acreditados para desarrollar tus actividades. La figura del técnico deportivo montaña es clave porque se trata de una persona que atesora conocimientos teóricos y prácticos específicos. Sin embargo, en muchas ocasiones existen ciertas dudas sobre qué titulación concreta deben tener estos profesionales o qué tareas pueden desempeñar. Para ello aclararemos las principales dudas que existen sobre ello.

 

New Call-to-action

Antes de comenzar, te invitamos a la lectura complementaria de nuestro artículo más actualizado sobre estos cursos, ¡Haz clic aquí y descúbrelo tú mismo!

¿Qué cursos de técnico deportivo montaña existen?

En nuestro país existen dos normas estatales que rigen tanto la formación de los Guías de Montaña como la de los Técnicos Deportivos en Montaña. Se trata del RD 318/2000 y de la Orden ECI/858/2005.

  • Primer nivel: Certificado de iniciación al montañismo.
  • Segundo Nivel: Técnico Deportivo de Alta Montaña, Técnico Deportivo de Media Montaña/Guía acompañante de montaña, Técnico Deportivo en Barrancos/Guía de Barrancos y Técnico Deportivo en Escalada/Guía de Escalada.
  • Tercer Nivel: Técnico Deportivo Superior en Alta Montaña/Guía de Alta Montaña, Técnico Deportivo Superior en Esquí de Montaña y Técnico Deportivo Superior en Escalada.

Podemos hablar de un primer nivel, que es común para todas las especialidades de los deportes de montaña y escalada. Su denominación es Técnico Deportivo de Grado Medio. En un segundo nivel se encuentran los títulos de Técnico Deportivo en Alta Montaña y el Técnico Deportivo en Barrancos.

La formación del primer nivel capacita para iniciar al montañismo instruyendo a los alumnos en las técnicas y las tácticas básicas de esta actividad utilizando los equipamientos y materiales apropiados. También, progresar con seguridad en terreno montañoso. Otras son:

  • Enseñar la utilización de los equipamientos y materiales específicos del montañismo, así como su mantenimiento preventivo y su conservación.
  • Informar sobre los materiales y vestimentas adecuados para la práctica del montañismo.
  • Controlar al grupo, cohesionando y dinamizando sus tiempos libres.
  • Promover actividades de montañismo, buscar los recursos necesarios y prever las necesidades de organización.
  • Organizar actividades de montañismo en función de la seguridad.
  • Prevenir lesiones frecuentes y evitar accidentes más comunes.
  • Controlar la disponibilidad de asistencia sanitaria existente y asistir de emergencia siguiendo protocolos y pautas establecidas.
  • Organizar el traslado del enfermo o accidentado, en caso de urgencia, en condiciones de seguridad y empleando el sistema más adecuado a la lesión y el nivel de gravedad.
  • Colaborar con los servicios de asistencia primaria. Introducir a los deportistas en la práctica deportiva saludable.
  • Transmitir a los deportistas normas, valores y contenidos éticos de la práctica deportiva, además de identificar efectos de sus actuaciones sobre el medio ambiente de montaña.
  • Enseñar y hacer cumplir la normativa sobre la conservación de la naturaleza y colaborar en la promoción de la protección y conservación del medio ambiente de montaña.

Con la formación de segundo y tercer nivel se puede guiar a deportistas y equipos en ascensiones en terreno de alta montaña. El técnico puede preparar y trazar itinerarios sobre los mapas y recorrer el mismo itinerario sobre el terreno con o sin condiciones de visibilidad, e independientemente de las condiciones del terreno. Puede también planificar la enseñanza y la evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Además puede enseñar técnicas de alpinismo y conducción en terreno de roca/nieve/hielo/mixto. En concreto, puede realizarlo en distintos tipos de itinerarios; fáciles de todas las altitudes, poco difíciles hasta 4.300 metros, difíciles y muy difíciles hasta 3.500 metros, invernales difíciles y muy difíciles hasta 3.500 metros e itinerarios de escalada en roca V+/A1.

Está también preparado para evaluar la progresión del aprendizaje deportivo identificando los errores de técnica y táctica de los deportistas, así como sus causas, y aplicar los métodos y medios necesarios para su corrección, preparándose para las fases posteriores de tecnificación deportiva.

¿Dónde se imparten las enseñanzas cursos?

Tanto centros públicos como centro privados, así como federaciones e institutos de enseñanza secundaria están acreditados para impartir la formación oficial de los técnicos en la montaña. La exigencia de reciclarse formativamente rige para todos los técnicos deportivos, que deben estar al tanto de las innovaciones en sus sector. Si no se produce esa actualización periódica, sus credenciales caducan.

Algunos centros acreditados son el Centro de Formación de Técnicos de la Escuela Pia de Cataluña, el Centro de Enseñanza Kirolene, el Centro de Técnicos Deportivos de Montaña y Escalada de Aragón, el Centro de Formación Madrileño de Esquí, Montaña y Escalada, la Escuela de Técnicos Deportivos de Valle de Arán, el Instituto La Pobla de Segur, el Centro Autorizado de Formación de Técnicos Deportivos Iundenia o el CIP FP Sakana.  

Otras titulaciones

Además de las titulaciones que hemos mencionado, existe la de Técnico de Conducción de Actividades Físico Deportivas en el Medio Natural, una titulación de  formación profesional de grado medio. La formación de estos profesionales incluye la conducción en bicicleta y a caballo, pero no cuenta con formación para el terreno nevado.

¿Qué papel juegan los monitores benévolos de club?

La figura de los llamados monitores benévolos o de club, oficialmente reconocidos como Monitores UIAA (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo), da en ocasiones lugar a confusiones. Éstos, a diferencia de las figuras que hemos descrito en los anteriores apartados, son expertos que se forman dentro de los clubes de montaña, de manera interna, para ofrecer un servicio a sus socios. No perciben remuneración alguna y su labor no puede estar dirigida al público general.

En cuanto a la  formación, la diferencia entre un monitor benévolo y un guía profesional también es alta. Para acceder al curso de Instructor de Escalada en Roca, los primeros deben superar una vía como primero de cordada de V grado, mientras que la formación oficial exige un grado VII. Mientras que para los monitores benévolos los estándares de formación están definidos por la UIAA, y el número de horas lectivas cambia en función del centro, los guías profesionales se rigen por decretos y normativas regionales y estatales.

Espero que este haya sido de utilidad para entender la figura del técnico deportivo de montaña, cualquier duda puedes dejar un comentario y trataremos de resolverla.

New Call-to-action