La Travesera de Picos de Europa, modelo de evento deportivo

  • 0

Algunas competiciones deportivas que se disputan en la geografía española adquieren, con el paso de los años, la categoría de referentes. Es el caso de la Travesera Integral de Picos de Europa, encuadrada entre las más exigentes de todo el calendario nacional. Hablamos de una carrera por montaña de 74 kilómetros que alcanzará este año su decimocuarta edición y en la que participan tanto corredores nacionales e internacionales profesionales o de élite, como corredores populares.

New Call-to-action

Valedera para el Campeonato de España de Carreras Ultra y prueba que forma parte de la Copa FEDME, tiene en 20 horas su plazo máximo de realización. Todo un fenómeno que ha ido creciendo año tras año y que hoy en día podemos tomar como ejemplo de lo que hay que hacer para que una competición funcione. Por ello vamos a analizar algunas de sus claves.

El entorno, puro espectáculo

La Travesera de Picos de Europa recorre los 74 kilómetros de distancia que hay entre las localidades asturianas de Covadonga y Arenas de Cabrales. La competición se enmarca en el entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa, reconocido por la Unesco como Reserva de la Biosfera y una de las reservas mundiales más importantes del ecosistema del bosque atlántico. Con grandes desniveles, atraviesa la Vega Enol, Caín o Vegues de Sotres. Alcanza, además, la base del Naranjo de Bulnes (Picu Urriellu), una de las cumbres más populares de España.

Requisitos de inscripción adecuados a la exigencia de la prueba

La dureza de esta competición hace que sea necesario un filtro a la hora de seleccionar a los participantes. Se trata de un ejemplo de cómo los organizadores priorizan la seguridad y la coherencia de la prueba sobre otros criterios como superar cada año el récord de corredores. No hay que olvidar que la carrera tiene más de 6.500 metros de desnivel positivo y una altitud máxima cercana a los 2.400 metros, con una elevada exigencia técnica. Aquellos que se inscriban tienen que tener experiencia acreditable en carreras por montaña y, además, presentar un informe médico en el que se constate que se encuentran en buena forma y que no presentan dolencia alguna. Esto tiene un doble efecto, puesto que garantiza un nivel de competición elevado.

La gestión de las inscripciones, un modelo

En un entorno natural tan singular, el respeto por el Medio Ambiente es fundamental. La organización solo pone 300 dorsales a disposición de los corredores, de tal forma que cuando se supera esa cifra, cosa que ocurre en las últimas ediciones, se efectúa un sorteo público del que salen los nombres de las personas que tienen derecho a participar. Aunque la prueba tiene lugar en junio, las inscripciones para la prueba se pueden realizar con meses de antelación. Lo habitual es que el plazo concluya a mediados del mes de enero. El precio de la inscripción es de 100 euros, de los que hay que descontar los 10 que cuesta la preinscripción.

La Traveserina, una ‘hermana’ pequeña

El interés generado por la prueba a lo largo de los años hizo entender a los organizadores la importancia de crear una prueba algo más asequible, lo que dio lugar a la creación de la Traveserina Picos de Europa, con 44 kilómetros de recorrido entre las localidades de Sotres y Arenas de Cabrales. El tiempo máximo de carrera es de 10 horas. Durante su celebración se atraviesan Bulnes y el puerto de Jitu de  Escarandi y para muchos es la prueba de toma de contacto antes de ‘atreverse’ con su ‘hermana’ mayor.

New Call-to-action

Deja un comentario