¿Qué tipos de carreras podemos montar?

  • 0

Vamos a ver qué tipos de carreras podemos montar si esa es la misión que tenemos encomendada. Lo cierto es que lo tenemos un tanto difícil, porque las posibilidades son tantas y tan buenas que seguro que andas un tanto confuso si te has propuesto convertirte en el máximo organizador de una carrera. Así, con independencia del fin que persigas con la organización de una carrera (pues las hay solidarias, organizadas por un Ayuntamiento o por federaciones deportivas, entre otros) te vamos a hablar de todo los tipos de carreras para que elijas cuál es la que mejor se amolda a lo que realmente necesitas. Eso sí, independientemente de cuál elijas, organízala con cuidado y cuídate de ciertos errores. Vamos a empezar con las menos exigentes para rematar el artículo con las aptas únicamente para profesionales de la zapatilla y de la aventura:

New Call-to-action

¿Qué tipos de carreras que podemos montar? Análisis de las más recurrentes

Carreras de cinco y diez kilómetros

Éstas son las menos duras y, por lo tanto, las más adecuadas para fines solidarios donde lo que se busca es lograr el máximo número de inscripciones. No olvidemos que cuantos más corredores mayor será la recaudación para nuestra causa. En suma, si éste es nuestro propósito una carrera de estas características sería la más apropiada. Además, a los corredores no les costará mucho ponerse en forma y disputar sin problemas esta prueba.

Media maratón

La exigencia va creciendo. Este tipo de carreras suelen organizarse desde los propios Ayuntamientos y se busca, sobre todo, promocionar la ciudad entre los corredores u ofertar una actividad de deporte entre los vecinos. Todo ello a un tiempo. Así, como ejemplos de media maratón tenemos las que se celebran en ciudades como San Sebastián, Alicante o Salamanca, entre otras muchas. Lo cierto es que 21 kilómetros y 97 metros no todo el mundo puedo afrontarlos y es ahí donde empieza la emoción de los runners.

Maratón

Estamos ante la prueba por excelencia y a la que aspiran infinidad de corredores. Así, este tipo de carrera figura en la meta de muchos que se preparan durante un año entero para disputar maratones tan ambiciosas y míticas como la que albergan ciudades como Nueva York, Madrid y Boston, etc. Así, ya hablamos de 42 kilómetros con 195 metros que encarnan un auténtico reto.

Carreras de montaña

Entre los tipos de carreras también tenemos elementos montañosos. De esta manera, si a la llanura le incorporamos kilómetros escarpados que discurren en plena naturaleza obtenemos una carrera de montaña. En España contamos con Kilian Jornet; uno de los mejores del mundo en la disciplina del skyrunning.

Carreras de obstáculos

En los últimos años se están popularizando este tipo de carreras pues ante todo brindan el elemento diversión al corredor que parece muy dispuesto a reptar por el barro, escalar, saltar ruedas y demás con el propósito de llegar a la meta. Como ejemplos de esta clase de pruebas podemos citar la Spartan o la Gladiator Race, pero hay muchas más y se multiplican año tras año para regocijo de sus adeptos.

Ultramaratón

Si seguimos ahondando en los tipos de carreras veremos que las ultramaratón no solo retan las capacidades físicas del corredor, sino también su temple e inteligencia. No en vano, en estas carreras el corredor discurre por espacios inhóspitos, mucho menos concurridos y, por supuesto, apenas provisto de señalización. Así, a los participantes solo se les suministra un mapa y una brújula y su ‘agonía’ puede durar días, pues hablamos de pruebas que rondan los cien kilómetros de distancia de media.

New Call-to-action

Deja un comentario