Las 5 carreras más duras del planeta

  • 0

¿Las cinco carreras más duras del planeta? Puede que a muchos les venga a la cabeza el nombre de la Spartan Race, pero ésta es un juego de niños al lado de otras míticas como The Barckley Marathons , la Richtersveld Transfrontier Wildrun o la Transvulcania, entre otras. Lo cierto es que todas ellas –las cinco que a continuación explicaremos– se han convertido en un reclamo para los corredores por cuyas venas corra sangre de aventurero. Por cierto, esa mezcolanza no es tan fácil de encontrar. Todas ellas proporcionan adrenalina, emoción, naturaleza salvaje y permiten reconectar al corredor con la Tierra. Unos atractivos impagables que llevan a muchos a correrlas o, por lo menos, intentarlo. Vamos a analizar en este artículo cuáles son las cinco carreras más duras del planeta. Sí, creías que las de obstáculos eran duras, estabas muy equivocado.

New Call-to-action

¿Cuáles son las carreras más duras del planeta?

Transvulcania

En suelo español –concretamente en las Islas Canarias– encontramos el primero de estos ejemplos de ultramaratones. La prueba se compone de unos exigentes 74,6 kilómetros donde los participantes deberán ascender hasta el Roque de los Muchachos, a 2.436 metros de altura. Correr la Transvulcania, como su propio nombre indica, proporciona la increíble experiencia de trotar alrededor de un antiguo volcán. De hecho, este aspecto y la dureza de su recorrido la dota de gran atractivo.

La Richtersveld Transfrontier Wildrun

En el desierto de Namibia (Sudáfrica) se localiza el escenario se esta carrera de 200 kilómetros que solo concluye tras cinco días de titánico esfuerzo. Los participantes discurren entre formaciones rocosas milenarias, manantiales de azufre, tribus y, por supuesto, fenómenos meteorológicos de difícil previsión.

La Superior 100

Se llama así porque la prueba se celebra paralela al lago Superior, uno de los Grandes Lagos del planeta. De hecho, es el mayor y el más profundo de los cinco  –el lago Ontario, el lago Michigan, el lago Hurón y el Erie–. La carrera consta de 161 kilómetros aderezados de caminos serpenteantes y escarpados, además de unas vistas impresionantes. Para colmo, hay lobos y sus aullidos acompañan las noches de los corredores.

La Dragon’s Back (la espalda del Dragón)

A los valientes que quieran probar fortuna en esta carrera que se organiza en Inglaterra les esperan cinco días de esfuerzo corriendo entre la bruma y, por supuesto, sin GPS. Tan solo una brújula y un mapa acuden en auxilio de los participantes. En suma, 300 kilómetros de precipicios y aventura se condensan en la trepidante espalda de este dragón.

The Barkley Marathons

Estamos ante otro ejemplo de carrera mítica que tan solo unos pocos escogidos llegan a superar. Hasta la fecha –y comenzó a celebrarse en 1985– únicamente trece personas han logrado cruzar la línea de meta. La carrera se inspira en el frustrado intento de huída de la prisión de James Ray, el asesino de Martin Luther King. Ray no contaba que tras lograr escapar de la cárcel, se toparía con un ‘carcelero’ tan inmisericorde como la propia naturaleza y la oreografía del terreno que circunda esta penitenciaría del este de Tennessee –ya clausurada–. Así, este prófugo tras más de dos días escapado, solo logró recorrer catorce míseros kilómetros.

En definitiva, las cinco carreras más duras del planeta ya tienen nombre y apellidos. Quizás se nos escape alguna; pero, sinceramente, lo dudamos. Aunque quizás podríamos hacer un hueco a una sexta prueba que se disputa en Marruecos con toda la aridez de su desierto. Aquí no encontramos montañas, pero sí sol inclemente.

Además, si te apetece montar una propia, no dudes consultar nuestros consejos para organizar diferentes tipos de carreras.

New Call-to-action

Deja un comentario