Las mejores rutas del Camino de Santiago

0
68
Peregrino solitario en el camino

Septiembre, puede ser una época perfecta para hacer el Camino de Santiago. No hace falta explicar de qué tratan esta serie de rutas de peregrinación cristiana cuyo origen data de la Era Medieval; pero sí queremos saber cuáles son las mejores rutas si queremos evitar las aglomeraciones.

            Dicen que todos los caminos conducen a Roma. En este caso, todos se dirigen a la tumba de Santiago el Mayor, ubicado en la suntuosa catedral de Santiago de Compostela, en Galicia. Y para hablarnos de: cómo organizarlo, de los seguros para peregrinos, de si es mejor caminando o sobre ruedas, y en especial, de cómo es este intenso periplo en tiempos de COVID-19, contamos con la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, con la web de información y reservas Camino de Santiago Reservas y con el tour operador Galicia Incoming Services DMC.

Rutas por la que transcurre el Camino de Santiago

Desde la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago nos explican que el Camino no es un itinerario único y definido a lo largo de los siglos. “Se ha ido conformando en una especie de maya o retícula que recorre toda España, Europa, e incluso, hasta otros continentes”. El peregrino tradicional salía de la misma puerta de su casa, con lo que las rutas han sido infinitas desde que en el siglo IX se descubre el sepulcro del Apóstol Santiago en Compostela. “También es cierto que, de entre todas las rutas jacobeas principales existentes en España (el Camino Francés, el Camino del Norte, el Camino Inglés, la ruta prolongación a Finisterre, el Camino Portugués y la Vía de la Plata), destaca el denominado Camino Francés. Éste recoge a los peregrinos de casi toda Europa… Y desde los pasos pirenaicos de Somport y Roncesvalles, recorre la meseta norte española y llega hasta Santiago de Compostela”.

384384Indicador del Camino de Santiago

            Por su parte, Luis M. Alonso, gerente de Camino de Santiago Reservas, cuenta que hay una serie de rutas que son las más elegidas por los peregrinos, cada año. Y cita el orden de preferencia y la historia de cada una de éstas, a continuación:

1º. El más transitado es el Camino Francés. La ruta por excelencia. La más conocida. El Camino de Santiago o la Ruta Jacobea, como también se conoce, fue declarada Primer Itinerario Europeo de Interés Cultural por el Consejo de Europa en 1987. Además, la ruta está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El denominado Camino Francés es la ruta santiaguista por excelencia, el itinerario más conocido, transitado y mejor acondicionado de todos. En España, arranca en Roncesvalles (Navarra) y llega hasta la ciudad española de Santiago de Compostela (Galicia), recorriendo 750 kilómetros.

2º. El Camino Portugués. Es el camino trazado para acceder a Galicia a través de tierras portuguesas. Aunque existen rutas históricas que arrancan desde el sur de Portugal y desde Lisboa, y pueden marchar hacia Coímbra por dos variantes. Este Camino adquiere importancia a partir del siglo XII, y permitió consolidar rutas e intercambio cultural y económico. Se puede calificar a Portugal como “tierra de caminos”, al igual que a España, pues los peregrinos brotaban de todas las comarcas para dirigirse a Compostela.

3º. Camino del Norte. Era el Camino Primitivo que se dirigía al Santo Lugar por Tineo, Fonsagrada y Lugo atravesando la cadena montañosa de la Cordillera Cantábrica. No tardaron sus súbditos peregrinos en darse cuenta de que, siguiendo el trazado del litoral cantábrico, el trayecto era mucho menos duro; había nacido el Camino de la Costa. A medida que el reino astur va ampliando sus dominios, se va extendiendo la noticia de la aparición del Sepulcro. Y con ello, van aumentando las peregrinaciones que se desarrollan por el litoral, al abrigo de las peligrosas tierras del sur ocupadas por los árabes.

            El Camino completo se hace de uso común para la entrada de peregrinos de la Europa continental, que se adentran en la Península por Irún o para los que, vía marítima, arriban a tierra en los puertos vascos, cántabros o asturianos. Y continúa hacia el oeste, al amparo de los peligros de las tropas musulmanas.

4º. El Camino Primitivo.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2016. Las ciudades milenarias de Oviedo y Lugo son el estandarte artístico y monumental de esta ruta de peregrinación, que posee auténticas joyas naturales y culturales para deleite del viajero. Los últimos 100 kilómetros se realizarán desde Lugo. Y aquellos que lo deseen recorrer completo, tendrán que comenzar en Oviedo, un total de 319 kms.

5º. Camino Inglés. Partiendo de las ciudades portuarias de Ferrol y A Coruña, es el único camino que nace y muere en Galicia. Su origen remonta a la Edad Media, cuando a los muelles gallegos, principalmente al de A Coruña, se acercaban peregrinos de diverso origen del litoral atlántico europeo. La mayoría procedían de puertos ingleses, por lo que se le dio esta denominación por la que actualmente es conocida.

6º. Vía de la Plata. Se inicia en Sevilla (Híspalis) y concluye en Astorga (Astúrica Augusta) para allí unirse al “Camino Francés” y tener por meta Santiago de Compostela. Asimismo, desde Granja de Moreruela (Zamora), parte un itinerario que, al margen de la Vía de la Plata pero utilizando ésta como conexión, recibe el apellido de Camino Mozárabe-Sanabrés. Y éste nos conduce por tierras de Sanabria hasta Lubián, último pueblo de la Comunidad de Castilla y León. Desde allí, el itinerario entra en Galicia atravesando la provincia de Orense, y recorriendo un tramo por la de La Coruña, hasta llegar a Santiago de Compostela.

7º. Ruta de Fisterra. La relación del antiguo “Finisterrae” con el culto jacobeo queda establecida desde el descubrimiento de la tumba del Apóstol. Diferentes versiones del traslado del cuerpo de Santiago a Galicia ya mencionan la ciudad de Dugium, asentada en el istmo de Finisterre. En Muxía se recoge una leyenda en la que la Virgen aparece en carne mortal, y numerosas tradiciones sobre las singulares piedras del lugar, que gozan de propiedades mágicas. Este cambio ya está descrito en el Viaje a Poniente de Doménico Laffy en el siglo XVII. Cabe reseñar que este Camino se hace desde Santiago hasta Finisterre, y no al revés. Y quienes lo realizan suelen quemar sus ropas como símbolo de renacimiento y purificación.

 “El perfil de peregrino ha cambiado mucho en los últimos años. Cada vez hay más gente de muchos y diferentes lugares del mundo que valoran los servicios y la tranquilidad que aporta una agencia especializada y conocedora del producto”

(Galicia Incoming Services DMC)

Dónde termina el Camino

Tal y como nos explican nuestras fuentes, y como su propio nombre indica, el Camino de Santiago termina en la catedral de Compostela, que es donde la tradición dice que se encuentran los restos del Apóstol Santiago el Mayor. En los últimos años, se ha generalizado seguir la ruta hasta Finisterre, como camino del fin del mundo medieval. Sin embargo, éste no es -estrictamente hablando- Camino de Santiago.

Cómo organizar el Camino de Santiago

Tradicionalmente, la forma clásica de organizar el Camino se realizaba de manera que el propio peregrino, con bastante tiempo de antelación, iba preparando la ruta que deseaba recorrer para llegar a su objetivo final, la tumba del Apóstol Santiago en la Catedral de Compostela. O bien continuar al epílogo de Fisterra, como símbolo de diferentes ritos y tradiciones purificadores que simbolizan el comienzo de una nueva vida. Así es cómo lo detallan en Camino de Santiago Reservas. “Normalmente, para el transcurso de la ruta, los peregrinos elegían dormir en los diferentes albergues públicos o religiosos que se ofrecían como hospederías para que pudiesen pernoctar y ofrecer cobijo y calor, después de una gran caminata. Estos albergues siguen, por supuesto, existiendo, habiendo mejorado muchísimo con el paso del tiempo”, cuentan.

            Sin embargo, destacan el hecho que, desde hace años, una gran parte de los peregrinos han venido solicitando unos servicios extras a los básicos que existían ya. “Hablamos de valores añadidos a su experiencia, y relacionados con el alojamiento, gastronomía y otros servicios, que han ayudado mucho a que esta experiencia la puedan realizar muchísimas más personas que antes”. Y, además, añaden “se ha convertido, a nivel nacional, en un recurso turístico sostenible muy importante”. En su caso, sus servicios consisten en ofrecer a los peregrinos “la mejor organización de su experiencia en el Camino”, especializándose en la búsqueda de los mejores alojamientos, adaptados a la demanda de cada grupo y a cualquier tipo de necesidad que el cliente solicite, simplificando la tarea de la organización del Camino al viajero. De ese modo, “sólo queda disfrutar y olvidarse de los aspectos organizativos”, afirman.

Peregrinos en el Camino de Santiago

Organizar el Camino de Santiago como Empresa de Turismo Activo

Son varias las empresas que se dedican específicamente a organizar rutas al Camino de Santiago. Sobre cómo funcionan y qué incluyen sus servicios nos lo detallan en Camino de Santiago Reservas: “normalmente, el interesado se pone en contacto con nosotros para que le informemos y asesoremos sobre qué ruta realizar, qué fecha es la mejor dentro de sus posibilidades y qué tipo de alojamiento le sugerimos”. A partir de ahí, le envían una o varias propuestas para poder elegir la mejor forma de vivir esta experiencia. “Si al cliente le gusta nuestra propuesta y la acepta, nos ponemos a organizarla, y aproximadamente en una semana, tiene todo su viaje organizado”, indican. Después, antes de que el peregrino comience su Camino, le envían un bono o documentación completa, basada en el itinerario, información de lugares por donde transcurre la ruta, teléfonos de asistencia, seguro de viaje y la credencial de peregrinación. Ésta tendrá que ir sellándola durante todas las etapas para presentarla en la Oficina del Peregrino y que le puedan expedir la ‘Compostela’. “Si el cliente desea cualquier tipo de servicio adicional en su Camino, como traslados, parking, visitas guiadas, servicios de telefonía, etcétera, también le ayudamos en estas gestiones. Es algo muy común y nuestro trabajo del día a día”, sostienen.

            Y desde Galicia Incoming exponen cómo es su trabajo de la siguiente manera: “nos encargamos de todos los aspectos logísticos que el cliente pueda necesitar, bien sea un grupo o bien sea a nivel individual. En este sentido, trabajamos con un rango muy amplio de clientes y de opciones de reservas, tanto cliente nacional como internacional”. Opinan que, una parte muy importante, es la de conocer muy bien lo que busca cada persona o cada grupo que quiere hacer el Camino, es decir, saber asesorar y ofrecer lo que cada cliente busca: “suele ser la clave de todo”. “Por ejemplo hay gente que sólo quiere hacer etapas de 10-15 km; y para otra gente, hacer etapas de 40 no es un problema. Hay grupos que hacen el camino en albergues, y otros, que buscan establecimientos más exclusivos y privados…”, declaran

            En todo caso, nuestra conclusión es que el Camino de Santiago forma parte de una de las actividades de Turismo Activo preferidas por los usuarios.

Y tú, si tienes una empresa del ámbito del Turismo Activo y necesitas información acerca de cuáles son los seguros imprescindibles, no dudes en consultar información aquí, en Urquía & Bas

¿Hacer el camino de Santiago a pie o en bici?

“El Camino es el mismo y tan peregrino es quien camina, como quien marcha en bici o a caballo. Tan sólo se diferencia en la distancia recorrida. Pero lo que sí recomendamos, con independencia se realice a pie o bici, es que el Camino se haga tranquilamente, sin prisas y con el espíritu bien abierto”, recomiendan en la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago.

            Por su parte, en Galicia Incoming apuntan que hacer el Camino a pie “se podría decir que tiene menos complicaciones y que estaría más indicado para cualquier persona, incluso con poca preparación o de edad avanzada”. Aunque matizan que, hacer el Camino en bicicleta, “tampoco es que sea extremadamente exigente”, pero sí conviene tener un manejo mínimo de la bicicleta, “pues la ruta pasa por lugares y terrenos, a veces, complicados… Pueden surgir pinchazos o averías que, si se tiene algo de experiencia, se pueden solucionar fácilmente, pero si no, pueden ser un trastorno”.  

            En Camino de Santiago Reservas, nos confiesan su preferencia por hacerlo caminando, “sobre todo, por el contacto social y porque, quizá, da más tiempo a ver con detenimiento muchos detalles: la naturaleza, la arquitectura de cada zona, sus habitantes, otros peregrinos, etcétera”, aunque señalan que cada uno tiene sus propios sentimientos y objetivos.

            De un modo u otro, los ‘Caminos de Santiago’ transcurren, fundamentalmente, por antiguas calzadas y senderos que se han venido usando cientos de años. Así es cómo lo explican en la Federación: “son, por tanto, caminos que buscan el recorrido más sencillo. Casi nunca de alta montaña; ni pasan, si se puede evitar, por zonas complicadas. Por lo tanto, son caminos óptimos para hacer andando o en bicicleta, indistintamente. Incluso en sillas de ruedas”.

“Las rutas del Camino de Santiago son óptimas para hacer andando o en bicicleta, indistintamente. Incluso en sillas de ruedas”

(Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago)

¿Cómo afecta la Covid19 al Camino de Santiago?

¿Es un buen momento para hacer el Camino?

            “Siempre es buen momento para hacer el Camino, y ahora mismo y pese a la situación actual, creemos que también lo es.Todo el sector ha hecho y está haciendo un gran esfuerzo por extremar las precauciones y aplicar los protocolos antes la pandemia que nos afecta. Además, como hemos comentado, ninguna ruta se encuentra con una afluencia de gente preocupante”, aseguran en Galicia Incoming. “No debemos olvidar que el Camino es una actividad que se realiza al aire libre, en contacto con la naturaleza, que uno puede hacer solo o en compañía de su grupo de amigos, familia, etcétera. Asimismo, agregan que también nos ofrece la posibilidad de poder elegir “en qué tipología de alojamiento pasar la noche, que pueden ser desde un albergue hasta una casa rural, donde se podrá seguir disfrutando de la tranquilidad, la cercanía y hospitalidad de sus dueños, y cómo no, de la gastronomía gallega”.

            En Camino de Santiago Reservas tienen tres razones por los que sí ven que sea una época adecuada para llevar a cabo el Camino: “primero, porque tenemos muchos motivos a nivel espiritual y personal, después de haber estado confinados durante tanto tiempo; segundo, porque este año el Camino ha sido muy poco transitado y es muy fácil mantener todas las medidas de seguridad que el Gobierno está recomendando; y tercero y último, porque es un gran momento de disfrutar de la naturaleza, que este año ha adquirido más brillo y calidad, pues el parón ha afectado positivamente a nuestro entorno natural (paisajes, fauna, ríos, etcétera).       

            Otros, como la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, no opinan lo mismo. Ellos se refieren al hecho de que, independientemente de que ahora se pueda disfrutar de la naturaleza, “la peregrinación tiene una serie de características que hacen que la experiencia de ponerse en el Camino sea algo único… Y la convivencia con otros peregrinos, recorrer el arte románico y gótico únicos y la acogida en los albergues tradicionales, están seriamente mermados por la crisis de la pandemia”.

Haciendo el Camino de Santiago

Qué medidas tomar frente a la Covid 19 en el Camino

Una mejor planificación de las etapas en cuanto a servicios y alojamientos es una de las medidas principales que se recomiendan en la situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos. “No todos los albergues están disponibles ni con la misma capacidad habitual. Que se guarden con el mayor celo las medidas higiénico-sanitarias establecidas, pues el ser peregrino o estar realizando actividad al aire libre no le exime de ellas. Y, finalmente, que ahora más que nunca, la responsabilidad individual es de suma importancia”, explican en la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago.

            También, evidentemente, “tenemos que ser responsables de, si nos encontramos mal o notamos en algún momento durante el Camino algo raro, acudir o llamar de inmediato al servicio de urgencias y atender a todo lo que nos requieran”, sugieren desde Camino de Santiago Reservas.

Consulta el manual de buenas prácticas frente a la Covid-19 de ANETA para las Empresas de Turismo Activo y Deportes de Aventura.

“El camino más conveniente es el que mejor se adapte a las características de cada peregrino”

(Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago)

¿Qué seguros contratar para hacer el camino de Santiago?

En cuanto al aspecto de los seguros, desde el tour operador Galicia Incoming recalcan la necesidad de contratar un seguro de viajes para hacer el Camino: “a poder ser, que tenga coberturas en actividades de aventura pues, pese a que no suele suceder nada, a veces la ruta pasa por zonas de difícil accesibilidad. Y en caso de alguna caída, siempre es conveniente tener un seguro que nos dé soporte ante estas situaciones”.  Resaltan también que, tras la situación vivida y que estamos todavía viviendo, ya están saliendo también las primeras pólizas de seguro con coberturas de anulación por positivo en Covid, y también, por ampliación de estancia por ser positivo o tener que estar en cuarentena. “En nuestra opinión también es ampliamente recomendable su contratación”, inciden. 

            Y en referencia a los seguros para peregrinos, desde hace años, según cuentan en Camino de Santiago Reservas, existen varios. Concretamente, dos: uno básico, que consiste en la cobertura de daños físicos, por enfermedad, y repatriación, robo de equipajes o enseres. “Éste es el que normalmente incluimos a todos nuestros peregrinos que nos solicitan la organización completa del Camino”, explican. Y otro adicional, que es el de cancelación, que cubre una relación de diversas causas por las que el viaje es reembolsado en su totalidad si el cliente cancela.

Gestión Radical


¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al blog!