Cómo organizar una carrera solidaria

  • 0

Las carreras populares viven un inmenso auge en este momento. Son muchos los profesionales, pero también los aficionados, que cada fin de semana se inscriben en competiciones de diferente tipo a lo largo de toda la geografía española. El modelo de carrera solidaria es uno de los más habituales en los últimos tiempos. Existen dos modalidades de este tipo de encuentros; las carreras que destinan una parte de las inscripciones, o lo aportado por instituciones y patrocinadores, a un fin solidario, y aquellas que se organizan con el objetivo de obtener fondos y apoyo para una causa en concreto. La Carrera de la Mujer, que se celebra en 8 capitales de provincia cada año o la Carrera Solidaria ‘Un juguete, una ilusión’ son ejemplos de competiciones con gran éxito de participación y con alta repercusión.

New Call-to-action

Aunque ya te hemos contado cómo poner en marcha una carrera de running y los tipos de carrera que se pueden organizar, esta vez vamos a hablarte de algunas características particulares a las que debes prestar atención como empresa organizadora.

  1. Define el tipo de carrera y la causa por la que quieres apostar.

Para asentar una buena base, si quieres organizar una carrera solidaria es importante que conozcas la realidad de tu entorno y consigas el mayor número de información posible proveniente de las asociaciones de afectados, organizaciones no gubernamentales y voluntarios. Los organismos locales y regionales también colaborarán con nosotros en esa recogida de información y puede darnos una valiosa orientación sobre qué colectivos están más necesitados de ayuda. A partir de ahí, busca una fecha adecuada en el calendario evitando, si es posible, que coincida el resto de competiciones.

  1. Recuerda que lo deportivo pasa a segundo plano.

Si vas a organizar una carrera solidaria, ten presente que los aspectos técnicos y deportivos deberían supeditarse a otros. Si, por ejemplo, prevés que en la prueba van a participar familiares de personas afectadas por una enfermedad, y que no están acostumbrados a una alta exigencia física, puede que tengas que relajar las exigencias y establecer metas intermedias o reducir la distancia entre puestos de avituallamiento. También es interesante premiar la participación con medallas y trofeos para que todo el mundo sienta recompensado su esfuerzo. No olvides entregar una buena bolsa del corredor.

  1. Carreras de 5 y 10 kilómetros para conseguir más participación.

Las carreras de cinco y diez kilómetros son las más accesibles y las que, por lo tanto, a más corredores pueden atraer. Si buscamos obtener la mayor recaudación posible para nuestra causa, nos interesa que haya muchos inscritos, y muchos pueden participar en estas distancias aunque no tengan un gran estado de forma y quieran recorrerlas a paso lento. Por ello podemos incentivar que se apunten grupos grandes o familias enteras mediante un descuento. Las medias maratones, que ya constan de 21 kilómetros, pueden ser una opción pero ya reclaman cierta exigencia física y pueden dejar fuera a demasiados corredores.

  1. Diferénciate.

En un mercado tan saturado como el de las competiciones de running, diferenciarse es clave. Si aspiramos a contar con muchos inscritos y a conseguir la mayor repercusión posible es imprescindible que nuestra carrera solidaria muestre su valor añadido. Una buena iniciativa es apostar por un color identificativo, que será protagonista en anuncios, carteles, dorsales, camisetas, la bolsa del corredor, las líneas de salida y de meta, etc. Otro desafío es encontrar un lema atractivo (podemos encargarlo a un profesional) que no solo llame la atención en los medios de comunicación y en nuestros anuncios, sino que sea fácil de recordar para los participantes.

  1. Fidelización y ‘fila cero’.

En cuanto terminemos de trabajar en nuestra carrera solidaria debemos comenzar a pensar en la próxima. Es determinante para que tenga éxito fidelizar a los que hayan participado en la primera edición, por eso durante todo el año podemos enviarles información y seguir  en contacto con ellos. Otra iniciativa con buenos resultados suele ser la ‘fila cero’, para aquellos que quieran contribuir a la causa solidaria pero no puedan, por diversos motivos, participar en la competición.

New Call-to-action

Deja un comentario