Proyecto campamento de verano: organización básica

  • 0

Los campamentos de verano son una gran oportunidad para que los niños disfruten al aire libre, aprendan nuevas habilidades, nuevas canciones, desarrollen habilidades creativas y desarrollen su sociabilidad. Se trata de una actividad que no pasa de moda y una buena idea de negocio dentro de este sector. Hoy vamos a ver algunos puntos básicos de organización para montar tu propio “proyecto campamento de verano”. Como ya debes saber, para realizar un campamento de verano tienes que contratar seguros, tanto para los asistentes al campamento como para los monitores y personal del mismo, desde Urquía&Bas te podemos ayudar a conocer las mejores opciones. 

New Call-to-action

Estamos seguros de que las actividades de campamento no han perdido ni un ápice de vigencia, más bien todo lo contrario. De modo que vamos a ponerte al día de unas cuantas actividades de campamento para poner en práctica y que seguro que desatarán las risas y la camaradería de todos los participantes. De hecho, en los últimos años existe una tendencia a consagrar los campamentos de verano a la práctica del inglés, lo cual no está mal, pero quizás debamos enfocarlo en la naturaleza y rescatar las actividades de antaño, pero con un toque más actual. ¿No te parece?

Definición del campamento:

Lo primero que necesitamos es tener una idea lo más concreta posible de qué tipo de campamento estamos pensando en crear. Como en todo negocio, tenemos que definir al público objetivo al que se dirige: edad, nivel adquisitivo de las familias, intereses, necesidades especiales en su caso…

Otro tema a tener en cuenta es el formato, que puede ir desde los campamentos de verano de día (en los que los niños siguen durmiendo con sus familias) hasta la inmersión completa en la naturaleza durante semanas.

También es fundamental aclarar cuáles son los valores y los objetivos del campamento, desde “fomentar el respeto a la ecología durante todo el año” hasta “inculcar la pasión por el deporte”. En función de ellos, habrá que definir una serie de normas generales, por ejemplo “colaborar con la limpieza y reciclar todos los residuos”.

Organización de los recursos humanos para el proyecto de campamento de verano

La gestión de los recursos humanos es fundamental en cualquier proyecto, y un proyecto de campamento de verano no es una excepción. En general, dentro del organigrama de un campamento de verano podremos encontrar:

  • El coordinador o equipo directivo: máximo responsable de toda la actividad y de supervisar al resto de áreas.
  • El área pedagógica: los monitores y otros profesionales encargados de la determinación de objetivos y actividades, organización de los participantes, horarios… en definitiva, aquellos que tienen contacto con los asistentes.
  • El área administrativa: compuesta por aquellos profesionales que no tienen un contacto directo con los participantes. Se encargan de temas como la tesorería, la intendencia o la sanidad.

New Call-to-action

Elección del lugar

A la hora de escoger el lugar donde se celebrará el campamento, lo habitual es que no tengamos recursos ilimitados sino que nos veamos obligados a elegir entre una serie de opciones disponibles. Estos son los requisitos mínimos que debemos tener presentes:

  • Estar situado relativamente cerca de un pueblo con asistencia médica y comercios.
  • No encontrarse en lugares con posibles peligros, por ejemplo, cables de alta tensión o panales de abejas cercanos.
  • Tener fácil acceso a agua potable.
  • Contar con zonas de sombra suficientes.
  • Disponer de espacio suficiente para juegos, deportes y otras actividades.

A pesar de desarrollarse a lo largo y ancho de la geografía española, son muy populares los campamentos que se ubican tanto en el sistema central, cerca del pico Almanzor como en la zona norte de Pirineos.

Proyecto campamento de verano: actividades y horario

Por último, es muy importante contar con un horario bien organizado y con actividades que resulten atractivas para los niños y de interés para los padres. A la hora de definir las actividades concretas, tendremos en cuenta la edad de los niños y los objetivos generales del campamento. También debemos planear una “reserva de imprevistos” en caso de que alguna actividad no pueda realizarse. Estas son algunas posibles ideas para empezar. 

Actividades campamento, te contamos cómo realizar cinco juegos muy divertidos

  • La noche de las estrellas

Parece mentira, pero cada vez contemplamos menos el cielo. Así, nuestros hijos apenas pueden apreciar el brillo de las estrellas desde las ciudades dado que la contaminación lumínica de éstas lo impide, además tampoco reparamos en ellas pues durante el año vamos demasiado apresurados. En suma, uno de los mayores espectáculos lo pueden encontrar en el cielo durmiendo a la intemperie. Sí, practicar un vivac es una estupenda opción dado que el cielo y el brillo del firmamento pueden servir para acunar el sueño de muchos de estos niños. ¡Seguro que les parece mágico!

  • El medio ambiente y el reciclaje

Inculcarles ciertas pautas y conocimientos acerca del mundo que nos envuelve y la importancia de la sostenibilidad. Así, se pueden proponer diversos talleres donde aprender a reciclar materiales y dotar de una segunda vida a los objetos. De hecho, puede resultarles muy ocurrente y una manera de dar rienda suelta a su imaginación. También es factible realizar tareas de concienciación como salidas para recoger basura y plásticos en la montaña, en las playas…

  • Fiestas temáticas

Celebrar fiestas temáticas donde los chicos confeccionan sus propios disfraces es una manera muy original de divertirse. Además, los chavales pueden asumir diferentes roles e incluso realizar pequeñas obras de teatro y coreografías. Que no cese la imaginación…

  • Deportes de aventura: Escalada, rafting, senderismo, tirolina…

Por supuesto, no deben faltar actividades que reten sus capacidades físicas y que supongan una novedad en su día a día donde casi todos están versados en la práctica de deportes muy extendidos como el fútbol y el baloncesto, pero desconocen estas actividades campamento. Además, estamos ante una maravillosa manera de que los niños se paseen por la naturaleza, se recreen en ella y aprendan a apreciarla y, por supuesto, a respetarla.

  • El contacto con los animales

También el verano y el campamento es una excelente oportunidad para reforzar el contacto de los niños con los animales. De hecho, muchos permanecen ajenos al mundo animal y necesitan retomar ese contacto tan natural con la fauna. Por lo tanto, sería aconsejable programar actividades como rutas a caballo, visitas a granja escuela, centros de recuperación de animales… Debemos sopesar las posibilidades de fauna que ofrece el entorno para explotarlas en beneficio de los chicos y chicas.

¿Quieres más? Los 7 mejores juegos de campamento aquí y ahora:

Los juegos de campamento de verano son una gran ocasión para que los niños jueguen al aire libre, disfruten de la naturaleza y desarrollen su sociabilidad. Para que la organización sea todo en éxito, las actividades de animación son muy importantes. En este blog ya hemos dado un repaso a las mejores canciones de campamento, hoy vamos a proponer 3 juegos de campamento adecuados para diferentes situaciones.

Juego para romper el hielo: los corazones

Este es el típico ejercicio de presentación para que los participantes del campamento se vayan conociendo. Los materiales necesarios son folios en blanco y rotuladores rojos o de colores. Es preciso que el número de participantes sea par, aunque en caso necesario se puede adaptar a tríos.

  • Para empezar, se dibuja y recorta en las hojas un corazón para cada dos participantes. Después, se rasga en dos mitades (o tres en caso necesario) de manera irregular, de manera que encajen unas con otras.
  • Se reparte a cada niño una de las piezas de corazón y se le anima a buscar al compañero con el que encajen. Cuando consigan encontrarlo, deberán hablar durante 5 minutos para presentarse y compartir sus aficiones, gustos, experiencias, etc.
  • Para finalizar este típico juego de campamento, se vuelve al grupo común y cada miembro de la pareja presenta al otro a los demás, hablando de sus gustos y experiencias.

Juego cooperativo: las sillas musicales

En esta nueva versión de las sillas musicales, el objetivo es colaborar entre los diferentes jugadores en lugar de competir. Se requieren sillas resistentes y estables y algún material para reproducir o tocar música.

  • Los jugadores se sitúan rodeando por fuera el círculo de sillas. Como en la versión normal, en este juego de campamento se moverán mientras suene la música y tendrán que subirse a una silla cuando esta pare, pero en esta ocasión el objetivo es que ninguno toque el suelo. Para ello, varios pueden subirse a la misma silla.
  • Si lo consiguen, se quita una silla y empieza el siguiente turno. ¿En cuántas sillas será capaz de meterse todo el grupo?

Juego nocturno: el guardián del bosque

Al realizarse en la oscuridad, este tipo de juegos de campamento son más apropiados para niños un poco mayores. Es necesario contar con linternas y algún material para marcar una zona en el suelo.

  • Para empezar, se delimita con cuerdas u otro material un espacio de 3 por 3 metros, que será la cabaña del guardián del bosque. En el medio se sitúa el guardián (este papel se puede asignar por sorteo), que contará con una linterna.
  • El guardián debe gritar: “¡Soy el guardián del bosque! ¿Quién anda por ahí?”. Los demás jugadores intentarán entrar en su cabaña sin ser descubiertos. Si el guardián les descubre apuntándoles con su linterna y diciendo su nombre, tendrán que volver a la salida. Los jugadores pueden cambiarse de ropa o taparse la cara para evitar ser reconocidos.
  • Cuando un jugador consigue entrar en la cabaña, se hace con una linterna y se convierte en guardián a su vez.
  • El juego acaba cuando todos los niños han conseguido entrar en la cabaña o han sido descubiertos.

Capturar la bandera

Para realizar este juego necesitamos banderines del color de cada equipo, además de una cinta de colores, una grapadora y, por supuesto, grapas. ¿Cómo se juega? Primeramente hemos de dividir al grupo en dos equipos y separarlos dibujando una línea al centro. Con este juego de campamento se pretende que los miembros de cada equipo crucen al área enemiga a fin de arrebatarle la bandera al equipo contrario. También es muy importante evitar ser tocados por los jugadores del otro equipo. Por cierto,  si alguien es tocado por el adversario, debe quedarse congelado hasta que algún compañero de su equipo lo toque y, de esta manera, pueda regresar a su zona. El ganador es el equipo que logra hacerse con la bandera y regresar al lado que le pertenece.

Búsqueda del tesoro

En este juego de campamento de verano precisamos un croquis del lugar o mapa, además de pistas y, cómo no, un premio para el ganador. El juego consiste en esconder un premio en una zona a la que habremos bautizado como isla. Necesitamos formar equipos a los que repartiremos mapas con las correspondientes pistas para hallar el tesoro. El primero en encontrarlo, gana y, por supuesto, se adjudica el premio.

Fútbol loco

Para este juego es preciso dividir al grupo en cuatro equipos. Aquí no hay variaciones en cuanto al campo o las reglas básicas del fútbol que no cambian. Sin embargo, la diferencia es que se juegan dos partidos con cuatro porterías al mismo tiempo. Esto no resulta nada fácil dado que los jugadores chocan constantemente y tratan de esquivarse. Además, los jugadores únicamente pueden darle a la pelota que se les asignó. 

Amigo secreto

Este juego de campamento tiene como fin crear una atmósfera de compañerismo e integración. Para ello, el primer día de campamento, debemos pedir a todos los participantes que escriban en un papel su nombre, además de sus aficiones y gustos personales.Una vez que todos hayan terminado, se colocan los papeles en una bolsa y se mezclan. Posteriormente irá desfilando cada niño para escoger un papel al azar. Por supuesto, debe mantenerlo en secreto. La diversión consiste en que durante varios días debemos comunicarnos con el amigo secreto que nos ha tocado en suerte sin que éste nos reconozca. Así, podremos enviarle una carta (un obsequio, lo que nos apetezca y se nos ocurra). La clave es ser amable con esta persona, cuidarla y tratar de ser lo más respetuosa posible. Al cabo de unos días, se le preguntará quién cree que es el amigo secreto y veremos si acierta.

¡Consejo! Cuando cuadremos el horario general del campamento, debemos prestar atención al ritmo y a la intensidad. Lo ideal es que las tareas comunes de orden y limpieza y las comidas tengan horarios fijos y que se alterne entre actividades más y menos intensas, para evitar tanto el agotamiento como el aburrimiento. Así mismo, hay que tener en cuenta que es conveniente que los niños lleguen tranquilos a la hora de las comidas y a la de acostarse.

¿En un campamento es todo juego? ¡Llego la hora de las comidas!

Es lógico que los padres pongan especial atención en todo lo relativo a la alimentación de sus hijos cuando les apuntan a un campamento multiaventura. Existen situaciones especiales, como la de los niños con alergias o intolerancia a ciertos alimentos, e incluso se dan casos de menores con trastornos de alimentación. Sin llegar a esos extremos, todo lo relativo a la alimentación durante el tiempo que dure el campamento cobra especial atención, puesto que los menores están en edad de desarrollo y a eso hay que sumar que, precisamente durante las actividades de multiaventura, su gasto calórico aumenta.

Estos cinco consejos te ayudarán, como organizador, a que nada quede al azar con respecto a la alimentación y a que ésta sea uno de los puntos fuertes de tu campamento multiaventura.

Establecer una rutina de comidas:

Pautar la ingesta de alimentos con un horario fijo para todos los días es muy beneficioso para la salud. Además de ser saludable para el metabolismo, ayuda a no subir de peso. Por otra parte, una rutina de comidas hace que los niños tengan la jornada estructurada y no descompensen demasiado el ritmo habitual de alimentación que ya tenían en casa. También contribuirá a regular el trabajo de los responsables de la cocina. A pesar de todo, en alguna ocasión especial la rutina se puede ver alterada, como por ejemplo si hay que madrugar más de lo habitual para realizar una actividad o si se celebra algo especial por la tarde.

Apostar por una alimentación variada:

La mejor forma de alimentar a los participantes en un campamento multiaventura es ofrecerles la mayor variedad posible. Según la pirámide de alimentación, en la base de la dieta deben estar cereales como el trigo o el arroz, y las pastas, como los macarrones y los fideos. Deben ser también habituales las verduras, las hortalizas y las frutas. A continuación llega el turno para las legumbres (lentejas, garbanzos, alubias, etc.), los productos lácteos (leche, queso, yogur, etc.), las carnes y los pescados. Por último figuran los dulces y las grasas. En cuanto a las bebidas, lo más recomendable es el agua, seguido por los zumos naturales. Se deben evitar las bebidas carbonatados y azucaradas.

Conocer de antemano las necesidades especiales de los niños:

La mejor forma de evitar cualquier posible riesgo relacionado con la alimentación es ser previsores. En la inscripción de los niños, debemos informar a los padres de que deben indicar cualquier tipo de particularidad relacionada con la alimentación que presenten sus hijos, como alergias a alimentos, intolerancias, etc. En el mercado existen hoy muchos alimentos sin gluten, lácteos sin lactosa, etc. que facilitan las cosas. Especial es el caso de niños con algún trastorno alimenticio de diferente grado, para el que habrá que habilitar un protocolo especial pactado con sus progenitores.

Comer cada poco tiempo, más saludable:

Hacer cinco comidas al día será mejor que hacerlo tres. Ingerir alimentos cada 3 horas combate la sensación de adormecimiento de la comidas copiosas y mantiene el metabolismo más activo. Una buena secuencia de comidas sería: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. La última comida debería realizarse 3 horas antes de ir a dormir para impedir que la digestión interfiera en el sueño.

La comida para llevar, siempre prevista:

Es habitual que en un campamento multiaventura muchas de las actividades que se llevan a cabo se realicen fuera del lugar base, en el que está el comedor. Por ello hay que tener prevista la elaboración de comida para llevar. Debemos tener en cuenta que, además de la actividad deportiva, los niños van a desplazarse cargados con mochilas. Por eso su gasto energético va a ser alto. También el calor requiere alimentos que proporcionen la mayor hidratación posible y su opuesto, el frío, genera un incremento del gasto calórico que habrá que compensar.

Los alimentos fáciles de transportar, ligeros y compactos, resultarán los más interesantes. Aunque barritas energéticas y bebidas isotónicas sean resltar útiles en momento concretos, no deben ser la base de la alimentación. Una opción interesante es la comida liofilizada, fácil de transportar y con todos los nutrientes. Los frutos secos y la fruta (también desecada) son un complemento excelente.

Resumiendo, ¿Qué tengo que tener en cuenta para organizar un campamento de éxito?

Define qué tipo de campamento quieres antes de empezar:

En España existe una formidable oferta de campamentos de todo tipo. Muchos son tan específicos, que llegan a competir en pequeños nichos de mercado. Por ejemplo, los tradicionales campamentos multiaventura están dejando paso a campamentos específicos de un solo deporte, en los que se profundiza en la técnica y la práctica del surf, el buceo o la escalada. Otra alternativa es compaginar una práctica deportiva con el aprendizaje de un deporte. En todo caso, debemos reflexionar sobre qué queremos ofrecer y tenerlo muy claro a la hora de estructurarlo, ya que esa elección determinará muchos aspectos, como las fechas de celebración o el tipo de monitores que necesitamos. Si nos dirigimos a un público juvenil es importante no ofrecer un tipo de campamento dirigido a edades más pequeñas, como los de tipo granja. Sí pueden tener cabida actividades culturales y de autoconocimiento.

La fecha y el lugar, claves para acertar:

Si en nuestro campamento juegan un papel fundamental los deportes al aire libre sobra decir que tendremos que ubicarlo en fechas con buen tiempo, en las que se puedan pasar muchas horas al aire libre con la mayor luz posible. Por otra parte, un entorno con encanto o un lugar de especial valor medioambiental o patrimonial puede también marcar la diferencia.

El doble valor del trabajo comunitario:

Que los participantes en un campamento juvenil se encarguen de algunos trabajos comunitarios (limpieza, lavandería, mantenimiento, etc…) tiene un doble valor. Por una parte, enseña valores como la importancia de la ayuda en las labores domésticas, lo fundamental que es la colaboración y una disciplina diaria. Por otra parte, permite que el campamento no resulte tan caro como si hubiera que contratar los servicios de una empresa que se encargara de esa labor. A pesar de ello, sí es recomendable dejar el servicio de restauración en manos de profesionales.

Ten en cuenta la opinión de los padres:

Los padres de los participantes no son solo los que pagan el precio del campamento, lo que al fin y al cabo hace que su satisfacción deba ser uno de nuestros objetivos. Son, también, los que más contacto tienen en el día a día con sus hijos y los que, por lo tanto, mejor nos pueden indicar sobre cuáles sus gustos y preferencias. Igualmente, la opinión de los padres es muy valiosa para aprender de los errores cometidos y tratar de corregirlos en el próximo campamento.

Asistencia médica, seguro y responsabilidad civil:

Además de cumplir la normativa en materia sanitaria, el organizador del campamento debe ofrecer un Seguro de Accidentes y otro de Responsabilidad Civil para los participantes. Con el primero, se cubren los gastos de rescate, salvamento, asistencia sanitaria, fallecimiento e invalidez causados por un accidente sufrido por los participantes. Con el segundo, se cubren los riesgos que van asociados al uso de las instalaciones y a las actividades que se desarrollen durante los campamentos y que hayan podido ocasionar, tanto daños personales como materiales, a terceros perjudicados. Ambos seguros suelen ser de obligada contratación, dependiendo los límites de la normativa vigente en cada comunidad autónoma.

Por último…¡Evita estos 3 errores al organizar tu campamento de aventura!

Con la llegada del buen tiempo y del verano llega la temporada alta de campamentos de verano multiaventura. Los padres lo ven como una buena oportunidad de que sus hijos disfruten de las merecidas vacaciones en compañía de niños o chicos de su edad, todo ello practicando deporte al aire libre y aprendiendo nuevas habilidades. Como empresa, este tipo de campamentos representan un verdadero reto que afecta al ámbito logístico y requiere de una planificación, de la búsqueda de monitores, de la contratación de seguros, etc.

A pesar de contar con la mejor organización, en ocasiones se pueden producir errores que pueden echar por tierra meses de trabajo. Y, lo que es peor, harán que los padres no vuelvan a confiar en nuestra empresa para sucesivas ocasiones. Descubre aquí tres cosas que debes evitar para que tus campamentos resulten un completo éxito.

No ajustar las actividades a la edad de los participantes:

Hay muchas modalidades de campamentos de verano multiaventura, pero todos tienen en común la adaptación de las actividades que se desarrollan en ellos a las diferentes edades de los participantes. La edad de 4 años es la mínima para participar, puesto que a partir de esa edad los niños comienzan a valerse por sí mismos (siempre bajo supervisión adulta). Por otra parte, la estatura mínima exigida son los 1’15 metros, un requisito mínimo para poder usar diferentes materiales, por ejemplo en actividades como la tirolina, la escalada, el paseo por puentes colgantes, etc.

Ajustar las actividades a las edades implica que, por ejemplo, los niños más pequeños que interaccionen con la naturaleza por primera vez puedan explorar el entorno con yincanas y sendas multiaventura, en las que se puede mostrar cómo hacer herramientas o nudos, o cómo orientarse en el campo. Con chicos de más edad se puede apostar por actividades de mayor intensidad, como el piragüismo o el rafting. Los adolescentes suelen disfrutar mucho con la espeleología, en la que se combina la exploración con el aprendizaje de conocimientos relacionados con la geografía y la geología.

Los descansos estarán también marcados por la edad de los participantes, ya que los niños más pequeños tendrán pautadas sus horas de siesta a diario y horarios más fijos, mientras que los niños mayores y adolescentes tienen más variabilidad.

Olvidarnos de que todos los participantes deben sentirse incluidos:

De poco servirá que hayamos programado una serie de actividades de campamento que a nosotros nos parezca muy interesante si hay una parte del grupo a la que no le llama la atención y hasta decide quedarse al margen. Esto sucede especialmente en los campamentos juveniles, en los que algunos niños o adolescentes se pueden ver desplazados al no gustarles los deportes de cierto riesgo o las actividades de senderismo, por ejemplo.

No debemos olvidarnos de que, al mismo tiempo que, como empresa, ofrecemos entretenimiento, también debemos hacer cierta pedagogía y tener una actitud de divulgación con los jóvenes, para que aprendan a apreciar el medioambiente y el contacto con la naturaleza. La vida sedentaria hace que muchos tengan el primer contacto con la naturaleza más tarde que otros, lo que hace especialmente importante enseñarles a disfrutar del medioambiente respetándolo al mismo tiempo.

Minusvalorar la importancia que tiene la opinión de los participantes:

Una vez finalizado el campamento, no dudes en informarte sobre el nivel de satisfacción que han tenido con él los participantes. Puedes hacerlo preguntando directamente o realizando una encuesta anónima el último día. No sólo descubrirás qué ha fallado y por qué, sino que estarás en el camino de resolverlo. Por ejemplo, un mal servicio de comidas puede tirar por tierra la experiencia de un campamento a pesar de que los participantes le den un ‘10’ a las actividades al aire libre. Asume que no serán muchas las ocasiones en las que recibas felicitaciones, pero puede que aún menos las veces en las que oigas reclamaciones. Eso no quiere decir que no existan, sino que los niños o jóvenes se las comunicarán a sus padres cuando estén en casa.

Esperemos que este artículo te ayude con tu objetivo de organizar ese campamento cuyos participantes tardarán años en olvidar. Además te invitamos a contactar con nosotros para cualquier duda o propuesta de mejora.

New Call-to-action

Deja un comentario