Seguro actividades deportivas: la responsabilidad civil en el deporte de aventura

  • 0

Cómo organizador de deportes de aventura sabrás que es una actividad que supone unos riesgos y que en determinadas ocasiones podrías tener que asumir una responsabilidad al ser quien se beneficia de la actividad y quien debe proteger a los participantes. El seguro de actividades deportivas cubrirá al participante en el caso en que sufra lesiones y evitará que tengas que asumir el pago de indemnizaciones de tu bolsillo.

Debes recordar que los deportes de aventura como el paracaidismo, el puenting o el buceo tienen un factor de riesgo intrínseco a la actividad por lo que la posibilidad de que se produzca un accidente es elevada.

New Call-to-action

Antes de entrar en materia, te recomendamos que visites este artículo para conocer la definición adaptada del seguro de responsabilidad civil para turismo activo y eventos deportivos, ¡haz clic aquí y empieza con buen pie!

Qué son las actividades deportivas

En general, se habla de seguro actividades deportivas para referirse a aquellos seguros que cubren los daños que se puedan derivar de la realización de actividades en las que se practica un determinado deporte. El catálogo de actividades es muy amplio, pero, de forma genérica incluye deportes de montaña, actividades acuáticas y actividades aéreas.

¿Por qué contratar un seguro de actividades deportivas para cubrir la responsabilidad civil?

Un seguro de actividades deportivas que cubra la responsabilidad civil es necesario contratarlo por diversas razones, entre las que podemos destacar las siguientes:

  • Hacer frente a posibles indemnizaciones. Como consecuencia de la práctica de un deporte de aventura se pueden producir daños y lesiones que como responsable de la empresa organizadora se te podrían reclamar. Para hacer frente a esos pagos un seguro es la mejor opción.
  • Obligación de reparar el daño causado. Esta obligación se regula en el artículo 1902 del código civil que impone la obligación de reparar el daño causado por quien realice una acción u omisión que dañe a otro e intervenga culpa o negligencia. No olvides, además, que como propietario de una empresa deberás responder de las acciones de tus trabajadores asalariados en el ejercicio de su actividad.
  • Pagar gastos de defensa. En el caso en que se plantee una reclamación judicial contra ti por los daños y perjuicios causados, será necesario que contrates a un abogado y un procurador, y en algunos casos quizás se te pueda pedir que deposites una fianza o pagues un peritaje. Un seguro de responsabilidad civil cubrirá esos gastos.
  • Proteger tu patrimonio. Una reclamación por daños y perjuicios puede llegar a ser muy cuantiosa y, en determinados casos, podría suponer el cierre de la empresa ante la imposibilidad de continuar con la actividad por tener que pagar la indemnización reclamada. Con el seguro de responsabilidad civil proteges tu patrimonio y el de tu empresa ya que la compañía aseguradora se hará cargo del pago de las indemnizaciones.
  • Cumplir con una obligación legal. La obligación de contratar un seguro de actividades deportivas deriva tanto de la normativa autonómica como de la Ley del deporte.

Por lo tanto, al ser la empresa organizadora quien se beneficia de la actividad, será la que deba tomar medidas de protección de los participantes frente a posibles lesiones.

Si deseas ampliar la información sobre los seguros deportivos puedes acceder a este enlace para los seguros relacionados con el turismo activo y a este otro enlace para los seguros relativos a carreras.

New Call-to-action