Trucos de mantenimiento y almacenaje para la tabla de surf de tu escuela

  • 0

Conservar el material de nuestra escuela de surf es imprescindible si queremos que los gastos no se disparen por la obligación de tener que comprar equipamiento nuevo cada poco tiempo. La tabla de surf no requiere de enormes cuidados, ni tampoco de tratamientos costosos, pero sí conviene realizarle una mantenimiento periódico y estar atentos a posibles daños o señales de deterioro. En el caso de contar con tablas de paddle surf inflables esto se acentúa, ya que son algo más delicadas.  Lo que puede ser una leve rotura puede convertirse en un problema más grave si no se toman las medidas adecuadas y se deja pasar el tiempo sin poner una solución. A continuación se describen algunos trucos de mantenimiento y almacenaje para tus tablas de surf.

New Call-to-action

Evita que pasen demasiado tiempo expuestas al sol

Exponer directamente a las tablas de surf a la luz del sol durante largos periodos de tiempo hace que se dañe la base de poliuretano y que adquieran una tonalidad amarillenta. Tampoco las calefacciones fuertes le vienen bien, de hecho lo idóneo es reservar para ellas un espacio seco y fresco.

Repara las grietas lo antes posible

El foam o espuma de polietileno se humedecerá y e incluso sus fibras pueden llegar a pudrirse si el agua penetra en la tabla de surf a causa de una o varias grietas. Con un kit de reparación como el que se puede adquirir en una tienda especializada en el mundo del surf es posible reparar este tipo de daños sin excesiva dificultad ni desembolso económico. Una alternativa a ello es acudir a un taller, que nos devolverá la tabla de surf en las mismas condiciones que estaba cuando la compramos.

Reemplaza la parafina cada cierto tiempo

La parafina impide que la tabla resbale demasiado y, para que no pierda sus propiedades, es necesario limpiarla ocasionalmente. Recuerda no usar objetos cortantes ni con aristas para retirarla, porque se podría dañar la superficie.  Una buena forma de hacerlo es calentar la superficie (se puede dejar al sol un cuarto de hora) y emplear un rascador o un peine de parafina cuando la cera ya esté menos dura. Existen productos que se aplican durante un minuto y que después se retiran con un paño que ofrecen buen rendimiento. Algunas marcas son Wax Remover Big Swell y Wax Remover Yucky Tofu.

Cuando no estén en uso almacénalas en posición horizontal

Colocar la tabla de surf en posición vertical es un error que nos puede costar caro. Sobre todo, porque existe un riesgo alto de que se caiga y se dañe por cualquier contacto o golpe que reciba, ya que pesa poco. Aunque ocupen más espacio, conservarlas en horizontal evitará daños y, además, nos facilitará el acceso a cualquiera de ellas sin tener que mover las demás.

Usa una funda específica para transportarla y hazlo con las quillas hacia atrás

Puede que tengas una furgoneta en la que transportes las tablas, o que lo hagas, excepcionalmente, en tu propio vehículo. Recuerda que siempre se debe hacer cubriendo las tablas con una funda específica para ellas, ya que por el movimiento pueden recibir golpes o presentar arañazos. Las fundas pueden ser blandas, conocidas también como ‘de calcetín’, o duras. Cuando se viaja con una tabla de surf es importante asegurar la sujeción. Si se acopla a la baca del coche se debe hacer con la superficie de apoyo hacia abajo y las quillas hacia atrás, sujeta con al menos dos cinchas. Nunca hay que dejar una tabla de surf durante mucho tiempo en el interior de un coche por el calor excesivo que se puede originar en el interior.

New Call-to-action

Deja un comentario