Ventajas de ofrecer comida liofilizada a tus clientes

  • 0

No es ningún secreto que toda actividad deportiva implica un desgaste físico, más aún si se realiza al aire libre y obliga a enfrentarse a condiciones climatológicas, en ocasiones, adversas. Estar preparado para afrontar el gasto calórico, reponer fuerzas a tiempo y saber qué tomar después del ejercicio es básico para hacer la experiencia gratificante. Por suerte, los progresos en el ámbito de la alimentación para deportistas no han parado de sucederse en los últimos años y han hecho olvidar las incomodidades de antaño. Hoy el aficionado a la montaña, las travesías o el trekking tiene a su disposición una oferta casi inabarcable de productos diseñados para cubrir sus necesidades más específicas. A la vanguardia de ellos está la comida liofilizada, que no es otra cosa que alimentos a los que se les ha extraído el agua mediante un proceso de por el cual primero se congela el producto y, después, se introduce en una cámara de vacío.

New Call-to-action

La principal ventaja que ofrece la comida liofilizada es que conserva en perfectas condiciones las propiedades nutricionales y organolépticas (textura, sabor y aroma). La rehidratación es instantánea y muy sencilla, ya que con solo añadir agua hirviendo y agitar el contenido, la comida está lista para ser consumida. Todo ello, con una reducción del peso de hasta el 98%, algo muy valorado cuando se debe cargar con ella durante todo el día.

¿Por qué ofrecer comida liofilizada a tus clientes?

Este servicio implica unas ventajas tanto para nuestro negocio de deporte al aire libre como para los clientes que deciden contratar nuestros servicios:

  • Es un valor añadido para nuestros clientes. Éstos no tendrán que preocuparse por buscar este tipo de alimentación, decantarse por una marca, calcular las raciones, desplazarse con ella hasta el punto de inicio de la actividad, etc. Contando con un amplio surtido de comida liofilizada se cubre una necesidad imprescindible con la ventaja de no cargar con excesivo peso.
  • Es la mejor forma de asegurar una experiencia positiva. Descuidar el aspecto nutricional es un error que cometen algunos deportistas, sobre todo aquellos que se ‘enfrentan’ a actividades de alta resistencia por primera vez. La consecuencia es que eso puede traducir en una mala experiencia. Si facilitamos la adquisición de comida liofilizada nos aseguramos de que no haya sorpresas.
  • Garantiza una alimentación equilibrada. La comida liofilizada está preparada para saciar las necesidades nutricionales de todo deportista que realiza una actividad moderada o intensa, con los hidratos de carbono, proteínas, lípidos y glúcidos necesarios.
  • Es posible diseñar un menú completo con antelación. Los clientes que lo deseen podrán acordar con la empresa qué tipo de comida tomarán cuando realicen la parada oportuna para recuperar fuerzas. La actual comida liofilizada permite diseñar un completo menú con primero, segundo y postre. Algunos de los platos disponibles son espaguetis a la boloñesa, macarrones con queso, pollo agridulce y arroz, salmón y patatas con eneldo, natillas con manzana, etc. Aquellos que realicen la actividad con niños no tendrán que preocuparse de nada, porque la variedad de menús hará que también ellos disfruten. También existen menús de desayuno para actividades matinales, cenas más ligeras para acampadas y un largo etcétera.
  • La conservación es sencilla y económica. La comida liofilizada cuenta con un largo periodo de conservación, que puede llegar a varios años. El almacenamiento es sencillo y barato, ya que no se requieren equipos de refrigeración y pueden guardarse a la propia temperatura ambiente.

New Call-to-action

Deja un comentario